Mundial 2010 - Los dorsales clásicos vuelven con Brasil

mar 15 jun 22:43:00 2010

Regates para evitar la 'maldición del 13', números que pasan a la historia o el famoso dorsal 12 de la selección. La historia de los dorsales está llena de anécdotas a pesar de que se comenzaron usando en orden del uno al doce. En la actualidad se pueden encontrar casos de lo más variopintos.

- 0

Fue en el Mundial de 1954 cuando la FIFA decidió establecer la obligación de jugar con un dorsal identificativo en la camiseta, a pesar de que estos números comenzaron a usarse en Inglaterra en el año 1928. A pesar de que en un principio los dorsales se asignaron en función de los once titulares según su posición en el campo, mucho han cambiado las cosas en relación con estos curiosos números.

Durante muchos años del 1 al 11 eran para los titulares y del 12 al 22 para los suplentes. Ahora ya eso no es así... menos en Brasil. El lunes Holanda dejaó un ligero detalle de su filosofía en su debut en Sudáfrica. Los holandeses saltaron al terreno de juego con el tradicional reparto por posiciones del 1 al 11, tan sólo alterado por la presencia de Van der Vaart con el 23, sustituyendo al presumible titular, Robben. Pero tuvo que ser Brasil, en su debut ante Corea del Norte, el que pusiera once jugadores con dorsales a la antigua usanza.

Y es que desde que el número 10 marcó la diferencia después de que estrellas como Pelé deslumbraran con este número a la espalda este dorsal será identificado como el del líder del equipo, el jugador que marca la diferencia. Y así ha sido en casos como el de Messi, sobre el que recae la ilusión de un país entero después de que Maradona le designara este preciado número.

La Roja, llena de curiosidades

En la selección española también existen casos curiosos que destacar, especialmente en el presente Mundial de Sudáfrica. Valdés, por ejemplo, decidió regatear a la mala suerte al renunciar al dorsal que por tradición han tenido siempre los segundos porteros. El guardameta azulgrana ha optado por el número 12 mientras que a Iker Casillas se le ha asignado el 1, dorsal obligado para uno de los porteros según la nueva normativa de la FIFA.

También ha dado que hablar el sonado cambio de dorsales entre el debutante Pedro y Albiol después de que al primero le tocara un dorsal muy poco habitual para un jugador de ataque, el número 2. Ante esta circunstancia Albiol, zaguero precisamente del Real Madrid, no dudó en ofrecer un cambio de dorsal para que Pedro jugara con el dorsal número 18. Y es que son algo más que números. Villa se atrevió a soportar la presión de llevar el 7 de España y de momento está cosechando unos registros dignos de ser comparados con los cosechados por Raúl, que pasará a la historia como uno de los mejores sietes de la selección.

Orden alfabético

En otras selecciones las preferencias personales a la hora de elegir un número de camiseta toman más importante. Es el caso del alemán Muller, que ha optado por rendir homenaje al mítico "torpedo Muller", que jugó con el número 13 en el año 1974 sorteando a la mala suerte. Precisamente el 'torpedo Muller' batió en este Mundial a Jongbloed, un portero holandés que lucía otro dorsal atípico para un portero, el 8. Lo hizo en la final de los dos Mundiales que jugó con los Países Bajos. En la de Argentina Fillol, bajo palos, lucía el '5'.

Y el 1 no fue sólo de porteros

Aunque la nueva normativa FIFA obligue ya a que uno de los porteros de los combinados nacionales luzca el número 1, precisamente en el Mundial de España '82, el centrocampista ofensivo Osvaldo Ardiles se decidió a saltar a los terrenos de juego con el número 1 a la espalda ya que por entonces los dorsales se daban en orden alfabético. Aunque no le dio mucha suerte, ya que Argentina no pudo revalidar el título de campeona de 1978 (final en la que lució el 2) al caer derrotada en la segunda fase.

Eurosport

Aún no eres usuario de Yahoo!? gratis para obtener una cuenta