El Acusica

Fue bonito mientras duró

La cosa no empezó bien. Los primeros días de concentración de la selección española estuvieron empañados por el monotema deportivo que sufrimos cual hemorroide crónica. Pese a que las competiciones de clubes habían terminado y tocaba Eurocopa, la prensa quiso seguir con el monólogo del Clásico. Para ello, decidió sacar a la palestra la mala relación entre Piqué y Ramos. Pasados unos días, la borrasca desapareció y por un mes vivimos otra cosa. La prensa de aquí y de allí, la de allá y la de no sé dónde, enterraba el hacha de guerra temporalmente… y todos lo agradecimos. Mucho.

Durante la Eurocopa vimos a jugadores del Barça protagonizando portadas en la prensa de Madrid. Y nadie se echó a la calle para mostrar su indignación.

Encontramos incluso en alguna ocasión portadas idénticas en periódicos que parecían antagónicos…

También aparecieron portadas a medio camino entre la prensa deportiva, la prensa rosa y la prensa tono paella al limón.

Hubo por supuesto tiempo para descubrimientos, como que el pan tumaca podría ser la clave de la fortaleza de Balotelli, o que el portadísta de Sport estaba de vacaciones cuando se hizo éste fotomontaje de Jordi Alba.

Pero terminada la Eurocopa volvemos a las andadas. Que si Neymar por aquí, que si el otro por allá. Que si Mou, que si Tito, que si los buenos, que si los malos. El enésimo capítulo es el  Balón de Oro. Si, otra vez. Y si acabamos hasta el gorro de las discusiones sobre Messi o CR7, imagínense cómo vamos a terminar con éste nuevo debate. Total, sólo faltan seis meses para la entrega del premio...

El legado de la Eurocopa va a ser gigantesco. Algún día, los amantes del fútbol contarán a sus  nietos que vieron a España ganar la triple corona. Claro que los nietos de ahora están a otras cosas. Y no es de extrañar. Basta con ir al Mercadona a comprar chucherías. Uno puede encontrar cosas como ésta:

Guillermo J. MarfelT

Sigue a El Acusica en Twitter (https://twitter.com/ElAcusica)

Últimos posts

Blogs destacados