Un espía en Londres 2012

Culpa al Ramadán de su fiasco en los 10.000

LamdassemBLOGLas esperanzas españolas en los 10.000 metros lisos masculinos -la prueba olímpica más larga del atletismo sin salir del estadio- estaban puestas en Ayad Lamdassem, marroquí nacionalizado español.

El fondista no contaba para la lucha por las medallas, pero sí para hacer un digno papel, e incluso luchar por el diploma olímpico. Ayad llegaba a Londres con una marca de la temporada de 28:04.22, lejos de su mejor registro -27:45.58, logrado en 2008-.

El británico Mo Farah llevó el delirio al público, imponiéndose con una marca de 27:30.42 al estadounidense Galen Rupp y al etíope Tariku Bekele. Mucho más atrás, Lamdassem solo pudo finalizar 23º, un resultado muy pobre teniendo en cuenta que 29 tomaron la salida y finalizaron 26.

La marca que registró (28:49.85) tampoco fue mucho mejor. Muy lejos de su mejor nivel, lo más extraño llegó en la entrevista que concedió poco después a Teledeporte. "El rendimiento fue por culpa del Ramadán, lo hice hace dos semanas y se nota", declaró Ayad.

[RELACIONADO: De ganar el oro... directo al McDonald's]

Resulta lógico que la práctica musulmana del Ramadán, que consiste en ayunar desde la salida del sol hasta el anochecer, pudiera haber mermado su preparación.

Además, la mayoría de sus rivales -también musulmanes- estaban eximidos del Ramadán debido a que son viajeros y afrontan un trabajo duro. Sin ir más lejos, Farah no estaba obligado a seguir el Ramadán.

Ayad reconoció que fue una carrera fuerte, y que intentó quedarse el mayor tiempo posible con el grupo cabecero, pero que fue una pena "no quedar entre los 16 primeros".

Más entradas de 'Un espía en Londres 2012':

El COI aconseja: Si compites, no bebas.

Expulsado de los Juegos por verse con su mujer.

Blog: Un espía en Londres 2012

Blogs destacados