Un espía en Londres 2012

El campeón de 100 braza admite que hizo trampas

El sudafricano Cameron van der Burgh, admitió haber empleado aleteos adicionales en la salida de la carrera de 100 metros braza en la que batió el récord del mundo en los Juegos Olímpicos, un movimiento ilegal que le habría supuesto la descalificación si los jueces le hubiesen pillado.

A los nadadores se les permite realizar un aleteo en la salida antes de emerger a la superficie, pero las repeticiones muestran que van der Burgh empleó tres. El propio nadador lo confesó en el 'Sydney Morning Herald', pero se excusó diciendo que el resto habían hecho los mismo.

"Si no lo haces, te quedas atrás", declaró. "No es lo más ético, pero no estoy dispuesto a sacrificar mi desempeño personal y cuatro años de trabajo duro para que alguien que esté dispuesto a hacerlo se salga con la suya".

[RELACIONADO: El peor salto de la historia]

En principio, el sudafricano no tiene nada que temer respecto a su medalla. La natación no cuenta con revisión de repetición, y hace mucho que pasó el tiempo para una apelación.

FOTO: Captura NBC

Sin embargo, el COI ya ha entrado a actuar de oficio con las jugadoras que se dejaron perder en badminton, o con el atleta que no se esforzó en una prueba para descansar de cara a la siguiente.

Evidentemente, un par de aleteos extra no pone a van der Burgh al nivel de los que se hacen transfusiones de sangre o toman esteroides. Sería el equivalente a hacer pasos en baloncesto o a simular una caída en fútbol. Pero no deja de ser ilegal.

Más entradas de 'Un espía en Londres 2012':

Andy Murray le da sus medallas a sus perros

La fiesta 'sueca' de Bolt tras su oro

Blog: Un espía en Londres 2012

Blogs destacados