Un espía en Londres 2012

El equipo que se pudo pasar de la raya

El equipo de natación australiano firmó en Londres su peor participación en unos Juegos Olímpicos desde los celebrados en Montreal en 1976. Esta mala actuación sorprendió al mundo del deporte, dado el alto rendimiento de los nadadores de las antípodas en otras citas olímpicas. Kevin Neil, director ejecutivo del equipo nacional de natación de Australia, ha desvelado alguna de las escandalosas razones que podrían estar detrás de esta debacle.

El asunto más espinoso de esta noticia sería la supuesta ingesta de alucinógenos por parte del equipo australiano. El consumo de Stilnox, un hipnótico para el tratamiento del insomnio, fue una práctica habitual entre los deportistas del equipo australiano, lo que pudo mermar su rendimiento en la piscina, tal y como demuestra la pobre cosecha obtenida en Londres.

Australia abandonó la capital inglesa este verano sin una sola medalla de oro individual, algo que no sucedía desde los Juegos de Montreal hace 36 años. De las 35 medallas conseguidas en Londres por Australia, solo 10 fueron en natación (una de oro, en 4x100m libres, seis de plata y tres de bronce). Escaso bagaje para uno de los deportes más importantes en el país oceánico. Nada que ver con los 18 metales conseguidos en Pekín cuatro años antes con seis oros, seis platas y seis bronces.

Las fiestas y las novatadas también alcanzaron cotas peligrosas durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Londres. Incluso existen sospechas de que algunos nadadores sufrieron acoso por parte de sus compañeros de selección durante su estancia en Manchester, sede de la concentración 'aussie'. Neil ha prometido que estos hechos serán investigados a fondo durante las próximas semanas.

Eamon Sullivan, nadador australiano, se excusó al final de la cita olímpica por la mala actuación de su país: "No estábamos preparados para la presión y la experiencia de los Juegos Olímpicos y, desgraciadamente, es un mal momento para aprender lecciones". Incluso acusó a la prensa de inflar las expectativas: "Los chicos jóvenes leen los medios y les llega al corazón. Esto hace más complicado rendir cuando sientes que todo el mundo está en tu contra".

Blog: Un espía en Londres 2012

Blogs destacados