Un espía en Londres 2012

La gran mentira de los Juegos Olímpicos

Fue una de las imágenes de los pasados Juegos de Londres. La historia volvía a ser cruel con el chino Liu Xiang que veía cómo, tras no poder competir hace cuatro años en Pekín por una lesión, volvía a abandonar la prueba de los 110 metros vallas en el primer obstáculo.

Su imagen en el suelo dio la vuelta al mundo y con ella la retransmisión de la televisión china, en la que los comentaristas lloraban amargamente la nueva desgracia del héroe nacional. Sin embargo, ¿eran lágrimas de cocodrilo? Varias semanas después se dice que quizá no fue todo tan sorprendente para algunos.

El diario independiente South China Morning Post ha publicado que la lesión del vallista chino era un 'secreto de Estado' y que obligó a actuar a la censura comunista para mantener intactas las ilusiones del pueblo chino sobre el gran ídolo del deporte en ese país.

[Relacionado: Se repite la maldición de Liu Xiang]

Según este diario, un directivo de la CCTV, televisión estatal china, admitió que responsables deportivos chinos y locutores de los Juegos conocían el estado físico de Liu, aunque fueron obligados a no contar el secreto. Así, fueron advertidos de no contar nada sobre la lesión crónica en el tendón de Aquiles que padecía el corredor.

"Se dieron instrucciones a nuestros compañeros diciendo que debía considerarse ya una victoria que Liu apareciera en la línea de salida", cuenta el responsable de CCTV, que se mantiene en el anonimato. Las redes sociales ya habían barajado la posibilidad de esta nueva decepción del corredor y se convirtieron en un hervidero de críticas tras conocerse la mentira sobre el estado de Liu.


Otros post de 'Un espía en Londres 2012':

El gesto de la gimnasta no era nuevo

Muere en patera una atleta de Pekín

Regalo sorpresa del campeón de triatlón


Blog: Un espía en Londres 2012

Blogs destacados