Un espía en Londres 2012

La lesión más escalofriante de los Juegos

Se llama Sa Jae-Hyouk y era uno de los grandes favoritos al oro en la prueba de 77 kilos en halterofilia, pero un mal gesto técnico hizo que perdiera todas sus opciones a ganar metal alguno. El surcoreano en la arrancada vio como su codo se separaba literalmente de su sitio natural, y es que al intentar levantar 162 kilos, su codo cedió y acabó dislocándose.

Llegaron los momentos de dolor y agobio, pues los gritos de Sa Jae-Hyouk se escuchaban en todo el pabellón. Mientras el médico intentaba atenderle, la organización trataba de tapar al haltera que se revolcaba por el suelo.

Así pues el surcoreano que sí había podido levantar minutos antes 158 kilos y que había decidido ir a por cuatro kilos más, tuvo que abandonar la prueba y se quedó sin revalidar su Oro logrado en Pekín 2008'. En dicha prueba, el español Andrés Mata acabó logrando el diploma olímpico al acabar sexto en una prueba en la que se vio la lesión más impactante de los Juegos.

Otros post de El Espía en Londres que no te puedes perder:

Rechaza la medalla de la vergüenza

Jaleo por un pecho en el agua

Blog: Un espía en Londres 2012

Blogs destacados