Un espía en Londres 2012

Lo peor que le puede pasar a un pertiguista

La calificación de pértiga se cobró dos víctimas notables: una fue el polaco Pavel Wojciechowski, campeón mundial, que no pudo con la primera altura que intentaba (5,35 m). Pero muy sobre todo, el cubano Lázaro Borges, vigente subcampeón del mundo, que se quedó en 5,50 al segundo intento. De haberlo saltado a la primera, se habría metido en la final.

Borges rompió la pértiga en tres pedazos durante esa serie de clasificación. Los jueces pasaron de inmediato a limpiar el foso y la colchoneta de los innumerables pedacitos de 'fiberglass' que salieron despedidos al romperse la pértiga.

El saltador cubano realizaba su primer intento sobre los 5.35 metros. Afortunadamente todo quedó en un espectacular susto que no causó al pertiguista lesión alguna. Incluso su reacción fue serena. Borges se incorporó de la colchoneta y recogió los tres pedazos de su fallida herramienta.

Borges se adjudicó la medalla de plata en los Mundiales del año pasado. Sin embargo en esta ocasión el incidente pudo pasarle mentalmente factura al errar en sus tres intentos sobre los 5.60 y quedar fuera de la final y la lucha por las medallas.

Blog: Un espía en Londres 2012

Blogs destacados