Dardos Blancos

El cambio de estrategia de Mou

Al margen de la locura de horarios y calendario a la que el fútbol español está expuesto por la incapacidad en la gestión y la ambición económica desmedida de los que mandan en la competición, el Madrid compareció en el Bernabéu dejando la sensación de estar fuera de punto, con las piernas pesadas por una pretemporada intensa con gran carga de trabajo y acusando un verano en el que la mayoría de los titulares del equipo han tenido poco tiempo de recuperación.

Todo lo contrario de lo que sucedió el año pasado, cuando Mou quiso empezar a todo trapo para intentar acortar las diferencias con el Barcelona desde el primer torneo. No quería el portugués darle respiro al rival y por eso forzó la máquina desde el inicio consciente del poderío físico que tiene en una plantilla lo suficientemente joven como para aguantar 11 meses al 100%. Aunque la táctica no le salió del todo bien porque el Barcelona con Messi recién llegado se llevó el título, el portugués cumplió el objetivo que se había marcado: demostrarle a sus jugadores y al poderoso rival que estaban preparados desde el primer momento para aguantar el pulso durante toda la temporada a un equipo que entonces parecía inalcanzable. Y la estrategia concluyó con un título de Liga más en la "buchaca".

Esta temporada el campeón es el Madrid y eso le da un colchón y una confianza suficiente como para no hacer del doble enfrentamiento en la Supercopa contra el Barcelona un drama. Si se gana el título estupendo, pero no hipotecando la pretemporada para exprimir al máximo por segundo año consecutivo al plantel. Haber ganado la Liga de una forma brillante le da al equipo madridista un margen para no anticipar los tiempos en la preparación y buscar la excelencia cuando de verdad se disputen los títulos con mayor pedigrí. No es cuestión de desprestigiar el primer envite de una temporada que se presenta apasionante, simplemente es priorizar objetivos siguiendo un libro de ruta que tiene como destino final Champions y Liga.

Seguramente al que más se le notó ese cambio de estrategia del entrenador luso en el partido contra los de Pellegrino fue a Cristiano. CR7 estuvo pesado, falto de chispa y resultó intrascendente en el partido. Salvo en un par de ocasiones ni siquiera tuvo fuerzas para intentarlo porque era consciente de que las piernas no le estaban respondiendo. Poco a poco Ronaldo y todo el equipo estarán más sueltos de piernas e irán afinando su puesta a punto, aunque el partido del Camp Nou es tan inmediato que no parece probable que el equipo pueda mejorar físicamente demasiado. El Madrid no estará a tope porque a estas alturas sería casi contraproducente, pero sabrá competir a base de calidad y experiencia para ponerle caro al Barcelona el primer título del año. Al fin y al cabo el Madrid es el campeón y el Barcelona el que tiene que empezar a toda máquina para intentar recuperar el primer puesto en el podio. En cualquier caso la Supercopa, como la temporada, va a ser apasionante...por mucho que los de los horarios intenten hacerla infumable...

Antonio Romero / Eurosport

Últimos posts

Blogs destacados