Dardos Blancos

Cristiano Ronaldo, reto gigantesco

Una selección campeona se alimenta de retos, de nuevos obstáculos en el camino que superar para seguir creciendo en busca de los objetivos previstos. Con el estómago lleno de títulos se corre el riego de volverse perezoso y por eso es bueno que aparezcan nuevas dificultades en el horizonte para cumplir una función motivadora. La china en el zapato ahora es una auténtica roca: Cristiano Ronaldo. Mientras que España es la representación de un estilo irrenunciable por encima de los jugadores que aparezcan en el once inicial, Portugal es el coto privado de CR7. Paulo Bento confía la suerte de todo un país a un par de centrales estupendos-Pepe está haciendo un torneo soberbio-, un centro del campo que arriesga poco y defiende mucho y un capitán que está en modo Demolition Man.

Cristiano es el futbolista que más remata a puerta de todo el torneo; también el que más veces ha disparado fuera; además lleva tres goles y da la sensación de que ha llegado en un momento pletórico en lo físico y en lo mental. Sólo le saca de quicio que le nombren a Messi, pero ha canalizado la mala leche que le provoca la comparación con el argentino para crecerse partido tras partido. El madridista y todo su equipo han ido de menos a más en el torneo e incluso en la derrota de la primera jornada frente a los alemanes tuvieron 20 minutos en los que encerraron a los teutones en el área de Neuer. Con un poquito más de puntería o un nueve más certero, los lusos no hubieran perdido ese partido.

Toni Grande, la mano derecha de Vicente del Bosque, ha descartado que España vaya a salir con un plan especial para anular el talento ofensivo de Ronaldo. Somos campeones del mundo y ningún jugador nos va a hacer cambiar nuestra manera de jugar, pero sí que habrá que ajustar ciertos detalles para evitar sufrir más de la cuenta. Portugal va a ser una especie de Croacia pero con más pegada y mejor defensa. Esperarán agazapados atrás para aprovecharse de un mal pase y lanzar una contra con el jugador que mejor maneja esa suerte en el firmamento fútbol. Ahí está su esperanza y los nuestros lo saben. Los zarpazos de los de Paulo Bento son muy rápidos y muy precisos, por eso al margen del protagonismo con el balón en los pies necesitamos que los nuestros atrás estén frescos y atentos todo el partido. Ramos está en plan Tarzán todo el torneo, pero Piqué está sufriendo y va a necesitar ayudas cuando CR7 caiga por su lado.

El nuevo reto del mejor equipo del mundo es dejar KO al futbolista europeo más decisivo de la actualidad, el jugador que se lleva los focos en cada aparición en esta Eurocopa. Como equipo somos superiores, es indiscutible. Pero también es cierto que el reto es de una dimensión gigante: es el reto de dejar fuera de combate al futbolista más ambicioso de la actualidad, al próximo Balón de Oro y el único que le hace sombra al que es seguramente mejor futbolista de la Historia.Un reto hecho a la medida de esta España.

Antonio Romero / Eurosport

Últimos posts

Blogs destacados