Dardos Blancos

Una gran diferencia

El debut de España en esta Eurocopa ha provocado las primeras críticas al planteamiento de nuestro seleccionador. Del Bosque jugó sin '9' y eso ha sido visto como un síntoma de desconfianza hacia los tres delanteros que ha traído a este campeonato.

Al margen de las críticas periodísticas de los aficionados, me llama la atención las de dos entrenadores que habitualmente no aceptan de buen grado que a ellos se les critique sus planteamientos. Me estoy refiriendo a Luis Aragonés y a José Mourinho, dos técnicos que lo han ganado todo pero que no son un ejemplo perfecto de lo que significa encajar las críticas con deportividad.

Tanto el entrenador español como el portugués han afirmado que ellos ante Italia echaron en falta la presencia de un delantero puro. Y están en su perfecto derecho. Los dos han coincidido en que Del Bosque se equivocó en el planteamiento inicial y como les pagan por ello es normal que sean críticos en sus opiniones.

No hace tanto tiempo que Aragonés era seleccionador nacional y le repateaba que compañeros suyos ejercieran la crítica periodística de una manera tan libre como la está ejerciendo él. Y en cuanto al técnico portugués, hay que recordar que esta temporada en más de una ocasión ha mostrado públicamente su descontento con los entrenadores que cuando no ejercen, se convierten en comentaristas (en especial su fijación en la crítica en esta temporada ha sido hacia Valdano).

Habrá mucha gente que esté de acuerdo con lo que han comentado tanto el Sabio de Hortaleza como el entrenador del Madrid. Habrá otra mucha gente, entre los que me incluyo, que considere que Del Bosque acertó en el planteamiento, que hizo una lectura correcta del partido para darle a Torres 30 minutos con Italia cansada para poder desplegar sus mejores virtudes: velocidad y desmarque. El fútbol es siempre opinable y en esta ocasión, también.

Lo que ya no tengo tan claro es si tanto exseleccionador nacional como el entrenador portugués habrían aceptado el debate de la misma manera y con el buen tono que lo acepta Vicente Del Bosque. El salmantino acepta la crítica, no discrimina a nadie por ser crítico con él y luego toma decisiones porque para eso le pagan. Aragonés y Mourinho son más del pensamiento único, de creer que quien les critica no sabe de fútbol, y de ver en la opinión contraria a la suya un enemigo con intereses oscuros.

Del Bosque asumirá estas y otras críticas con toda la naturalidad del mundo porque sabe que son parte del espectáculo que se monta alrededor de este maravilloso juego. No le veremos ni un mal gesto ni le escucharemos una mala palabra contra sus dos compañeros... todo lo contrario, aceptará humildemente la crítica por si puede sacar algo provechoso de ella.

ANTONIO ROMERO

Últimos posts

Blogs destacados