Dardos Blancos

La buena educación

Escuché ayer a mi admirado Ramón Besa decir en El Larguero que las numerosas críticas que está recibiendo el seleccionador nacional desde que empezó la Eurocopa tienen una razón evidente: pegar a Del Bosque es fácil y sale barato porque no hay represalias. Y estoy absolutamente de acuerdo con él. No sale barato, sale gratis. Los periodistas sabemos que el salmantino acepta los debates futboleros sin rechistar, que su carácter bonachón no admite la palabra venganza con ninguno de sus críticos y que no niega el saludo ni sus declaraciones a ningún medio ni a ningún periodista. Asi debería haber sido siempre, pero todos sabemos en tiempos no muy lejanos no era todo tan sencillo como ahora.

Por ejemplo el anterior seleccionador, al que se le llenaba la boca de hablar de los códigos del vestuario, utilizaba a determinados periodistas para filtrar situaciones más o menos incómodas de la caseta o de su relación con las altas esferas de la Federación. O dejaba de hablar con algún medio sólo porque consideraba alguna crítica excesiva o desmesurada. Y no lo hizo una vez, lo hacía siempre.

Del Bosque es educado y correcto, hace la convivencia fácil a todo el que le rodea y respeta de una manera reverencial los códigos de un vestuario del nivel de la selección campeona del mundo. A los periodistas nos trata sin distinción, da igual soldado raso que capitán general, y por mucho que lo intentes es imposible que te diga una alineación o cualquier mínimo problema en la convivencia del grupo. No se gana a la gente o a los periodistas por darles noticias o trato preferencial, lo hace con una educación exquisita y un cumplimiento máximo de sus obligaciones profesionales, que no son exclusivas del trabajo en el césped. Desde su cargo representa a un país y lo hace los 365 días del año con la misma naturalidad y sencillez, sin las turbulencias de tiempos pasados.

Como parece que nunca se inquieta y como en su diccionario no exite el término represalia, los periodistas (meto a todos en el saco aunque no es así)  aprovechamos el mínimo resquicio para darle caña sin demasiados motivos aparentes. Es verdad que el partido ante Croacia no fue bueno, pero también es verdad que en las decisiones puntuales que ha tomado hasta ahora ha dado en el clavo: Fábregas metió el gol ante italia, Torres fue su nueve y metió dos ante Irlanda y los cambios frente a Croacia- Cesc y Navas- fabricaron el gol que nos ha dado el primer puesto. Tácticamente impecable. Si nos vamos atrás, a Sudáfrica, su dirección fue de matrícula: mantuvo a Busquets contra viento y marea y  metió a Pedro para ser decisivo en semifinal y final. Otra matrícula.

Tengo claro que su pinta de buena gente y un comportamiento normal, sin chulerás ni borderías hacen que mucha gente se olvide de lo que realmente es: un pedazo de entrenador que lo ha ganado todo en los banquillos. Le penaliza esa pinta de vecino del quinto que saca la basura en pijama pero a él no le importa...a estas alturas ni puede ni quiere cambiar.

Antonio Romero / Eurosport

Últimos posts

Blogs destacados