Dardos Blancos

España no se fía de Blanc

Desde que se conoció el emparejamiento entre España y Francia para los cuartos de final nuestros galos vecinos se han empeñado en hacerse las víctimas dejando a un lado el habitual chauvinismo francés que tanto nos ha tocado históricamente las narices. Que si casi se pegaron después de perder, que si hay algunos en la caseta que prácticamente ni se miran, que si España es la mejor...Vamos, unos corderitos. Yo creo que casi todo el mundo tiene claro que España es mejor equipo que Francia porque tiene más calidad y más cantidad de futbolistas buenos, pero ellos también son muy buenos. Hasta el punto de que, hasta palmar contra Ibra y compañía, llevaban 23 partidos sin conocer la derrota. Y eso son palabras mayores.

Aunque Blanc se ha empeñado en dejar entrever en la previa del partidazo que la única oportunidad de Francia es agazaparse atrás y esperar una contra fulgurante de Ribery o Benzemá, los nuestros no se fían. Del Bosque y Mata han mostrado públicamente sus dudas de que futbolistas con la calidad que tienen nuestros rivales se limiten a hacer kilómetros detrás de un balón dominado por las camisetas rojas por todo el terreno de juego. Es cierto que Croacia jugó a eso y nos puso las cosas muy complicadas, pero también es verdad que Italia parecía que se iba a limitar a esperarnos para evitar una goleada y sus mejores momentos en el partido coincidieron cuando Pirlo entró en contacto con el balón y adelantaron líneas.

El seleccionador nacional repite la misma duda de anteriores choques: jugar con 9 o con el famoso delantero centro mentiroso. Yo creo que Fábregas tiene más posibilidades para este partido por su capacidad de asociación, su llegada desde segunda línea y la capacidad para sorprender desde cualquier flanco del ataque. Además el catalán ha demostrado estar en un momento dulce; ha marcado dos goles y dio la asistencia inicial del decisivo gol de Navas. En un torneo corto los momentos de forma hay que aprovecharlos y Cesc está en uno de esos picos en los que todo le sale. Por eso creo que, a pesar de que Del Bosque pueda tener alguna duda hasta última hora, el futbolista del Barcelona va a ser el elegido.

Si Francia finalmente decide regalarnos el campo y la pelota habremos empezado ganando. Nosotros seguiremos con nuestro estilo de posesión y paciencia y ellos habrán sacado la bandera blanca de inicio. Luego igual les sale bien porque esto es deporte, pero el fútbol normalmente suele premiar al que es fiel con su manera de jugar partido tras partido. Yo tampoco me fío de Blanc y su disfraz de corderito, pero me daría mucha confianza ver a Francia encerrada atrás y corriendo detrás de un balón que casi siempre van a tener los nuestros...

Antonio ROMERO | Eurosport

Últimos posts

Blogs destacados