Dardos Blancos

El extraño caso de Lass

Hay pocos jugadores que hayan desafiado la autoridad de Mourinho dentro de una caseta y se hayan mantenido en una plantilla entrenada por el portugués. Y mucho menos aún que se hayan mantenido disfrutando de minutos e iniciando una temporada como titular. Lass Diarra es uno de esos extraños casos. El francés, que termina la contrato la próxima temporada y saldrá libre al mercado, fue la sorpresa en el once contra el Valencia por delante de Khedira y dejando en la grada a un Granero que vuelve a partir como el último de la fila de los del centro del campo. Mou lo justificó diciendo que el galo tiene un puntito físico más que el resto, pero le cambió cuando tuvo que ir a por el partido porque restaba más que sumaba para el equipo.

Es cierto que Diarra es un tipo poderoso físicamente, pero también que conduce demasiado la pelota para el tipo de juego que suele proponer Mourinho y que Xabi Alonso parece más incómodo a su lado que haciendo pareja con cualquiera de los otros centrocampistas del plantel . En su favor hay que decir que es de los pocos que ha tenido la personalidad suficiente para salir públicamente afirmando que no está dispuesto a jugar de lateral, a pesar de que Mou le ha puesto ahí en alguna ocasión. En su contra,que cuando juega su representante sube a la zona noble del Bernabéu a pedir aumento de sueldo y cuando no juega amenaza constantemente con pegar un portazo y dejar tirado a sus compañeros. Como hizo, por ejemplo, la temporada pasada cuando su presencia en el partido de Champions ante el Happoel era necesaria por la baja de Xabi Alonso y el francés se borró con una sospechosa lesión...Todos en el club sospecharon de esa lesión, incluidos sus compañeros y su entrenador.

Todo eso se lo ha perdonado su técnico, que además le ha premiado dándole la titularidad en el primer partido del Campeonato. Aunque seguro que el entrenador portugués tiene poderosas razones para justificar su elección, creo que no es un buen mensaje para el resto del vestuario darle minutos a un jugador con los antecedentes que tiene Lass por delante de otros que se han sacrificado bastante más en beneficio del grupo. Sobre todo porque no es Diarra precisamente del tipo de futbolista  que decida partidos, y menos en el Real Madrid. Con la llegada de Modric y la mejora en la puesta a punto de Khedira imagino que Lass tendrá un papel secundario en el equipo cuando lleguen los momentos clave de la temporada. Cuando llegue ese día, que llegará, se volverá a enfuruñar y a desafiar la autoridad de su jefe, que a día de hoy le ha permitido mucho más al francés que al resto de sus compañeros sin ningún motivo aparente.

Antonio Romero | Eurosport

Últimos posts

Blogs destacados