Dobles Figuras

Un Barça irreconocible

Nadie lo hubiera imaginado, pero tras caer en la Supercopa ante el Real Madrid, el Barça Regal parece haberse metido en una espiral de dudas sorprendente. Dos partidos, dos derrotas. El equipo de Xavi Pascual ha comenzado muy mal la temporada, cayendo en la primera jornada en casa ante el Blancos de Rueda Valladolid y en la segunda ayer, en Miribilla, ante los hombres de negro del Gescrap Bizkaia.

Más allá de la transcendencia de ambas derrotas - nada es irrecuperable en la Liga Endesa- o de los fríos números - los porcentajes de tiro son horrorosos- lo más preocupante es la extraña sensación que el equipo transmite, más próxima a la de un equipo en plena transición que a la de uno capaz de aspirar a todos los títulos en juego.

Simplemente, las piezas no encajan. Quedan muchos meses por delante, de duro trabajo y quizás finalmente el puzle pueda quedar resuelto; pero las dudas en la composición de la plantilla son más que razonables. Incluso desde la dirección técnica del equipo se retroalimentan, metiéndose en la pelea por jugadores como Gustavo Ayón o elaborando listas de posibles refuerzos para los próximos meses. Es como si Joan Creus, en el fondo, reconociera de antemano que esta plantilla no es suficiente.

Con 27 millones de euros de presupuesto las transiciones han de ser casi invisibles. Mal asunto sería lo contrario. El baloncesto no da dinero a los clubes de fútbol, más bien al contrario. Desde el punto de vista económico, Barça y Madrid son muy deficitarios. De ahí que cualquier mala campaña encienda la llama del lamentable debate sobre si el futuro de las secciones de baloncesto de estos dos equipos es viable o no lo es. Como si en la vida todo fuera dinero, como si los socios o la historia de ambos clubes no hubieran merecido la pena.

Es, volviendo al basket, la plantilla del Barça Regal una buena plantilla. Extraña en su composición, con agujeros bastante visibles, pero en todo caso una plantilla a la altura de las cinco mejores de Europa, sin lugar a dudas.El primer gran problema tiene difícil solución ...porque

¿Cómo aprender a vivir sin Navarro?

El gran capitán sigue peleando por salir del bloqueo que la maldita fascitis plantar le lleva haciendo hace casi un año. Un bloqueo perfecto, parece, porque el escolta catalán no consigue zafarse ni en sus mejores sueños. Sustituto para "La Bomba", evidentemente, no hay. Rabaseda puede ser un gran jugador, Abrines apunta maneras de estrella, pero es misión casi imposible que alguno de ellos llegue a alcanzar el nivel de Juanqui. Estamos hablando del mejor jugador exterior de la historia del baloncesto español, de uno de esos jugadores de los que disfrutamos cada 30 ó 40 años.

¿Volverá a rendir Navarro a su mejor nivel esta temporada? Difícil cuestión, si en lo físico está al nivel, Navarro volverá a ser decisivo, aunque los años pasan y cada día se van perdiendo lenta pero inexorablemente algunas cualidades. Las recuperaciones tras los partidos y los entrenamientos no son tan rápidas y a donde ante4s llegabas ahora simplemente el cuerpo te dice que no.

Expuesta la trascendencia de esta primera gran cuestión, nos quedaría hablar del resto de asuntos. Y ya que estamos con el perímetro, parece claro que el Barça adolece de un tirador. Ingles, Mickeal o Rabaseda no son malos tiradores, pero todos necesitan apoyarse del bote para lanzar. Es muy difícil ver a alguno de los tres hacer un lanzamiento rápido tras salir del bloqueo, a la manera de Navarro o de otros grandes lanzadores como Carrol, Rudy Fernández o  Txemi Urtasun. El único capaz de hacerlo es un chaval de 19 años que se llama Alex Abrines, así que la pelota está en el tejado de Xavi Pascual ¿Darle galones al chaval? Mientras no esté Navarro no queda otra, me atrevería a responder.

En el puesto de base, el reto para Pascual será conseguir la mejor versión de Marcelinho Huertas, excelso en Baskonia, excelso con la selección brasileña y discreto en su rendimiento como azulgrana. La sombra de "otro Ricky Rubio" planea sobre la cabeza del entrenador que, además, debe gestionar los minutos en pista del veterano y maravilloso Saras Jasikevicius.

Llegaríamos así en este rápido análisis a los hombres altos. Y es aquí donde el Barça Regal ha sufrido una transformación brutal. No se trata de un simple cambio de nombres, sino de forma de entender el baloncesto. Con la marcha de Fran Vázquez y Boniface N'Dong el Barça ha perdido juego por encima del aro. Tanto el pívot gallego como el senegalés eran un activo importante en el dos contra dos con los bases. Vázquez y N'Dong eran asiduos clientes del Top 7 porque por potencia, elasticidad y velocidad aseguraban un par de alley hoops por partido. Además, su potencia de salto y su capacidad de intimidación, cambiaban muchos tiros del equipo rival.

Jawai y Tomic son dos buenos jugadores, pero no destacan precisamente en estos aspectos del juego. Jawai es demoledor en el poste bajo, pero le cuesta defender sin cometer faltas y no tiene la capacidad intimidatoria de Fran Vázquez. De Ante Tomic poco tenemos que decir, un jugador que divide a aficionados, periodistas y expertos en dos, posiblemente al 50%. O le adoras o le matas. Sigo pensando que el croata es un muy buen jugador, pero sus carencias defensivas son evidentes. Hubiera formado una interesantísima pareja con Fran Vázquez, pero tengo mis dudas de que pueda llegar a funcionar con Lorbek como pareja de baile. "Demasiada" calidad, poca intensidad y poco físico para los tiempos que corren.

Queda por resolver, además, el expediente Wallace, que ha sido el sacrificado este fin de semana en Bilbao. El ex jugador de Gran Canaria aporta dureza, intensidad y tiro exterior, y en ese sentido es claramente complementario a sus compañeros en el juego interior, pero los cupos no le ayudan y desde el entorno balugrana se ha filtrado que el jugador parece haber llegado un tanto "despistado" a este comienzo de temporada. Un problema más por resolver.

Así las cosas, hay mucho trabajo por hacer en Can Barça. Con Xavi Pascual renovado hasta junio de 2015 + una temporada opcional, el técnico de Gavá parece contar con la confianza plena de la directiva. Incluso el fantasma de Zeljko Obradovic, que se había establecido en Barcelona tras su larguísimo periplo ateniense, se ha esfumado tras haber aceptado el técnico serbio el ofrecimiento para formar parte del cuerpo técnico de los Pistons de Detroit en este arranque de temporada. Al menos, de momento.

@fernan_ruiz

Últimos posts

Blogs destacados