Dobles Figuras

España no se sale de la ruta del oro

España quiere la medalla de oro. Sabe que hay opciones, pocas, pero reales. Desde esa premisa, la preparación del equipo de Sergio Scariolo poco tiene que ver con la de años precedentes, en los que la sensación de superficialidad nos condenó a empezar mal el último Eurobasket y el último Mundial. Del pasado queda el nombre forzado y pelín hortera (Ruta Ñ12), la sensación de que cuando llegan nuestros jugadores a una ciudad, el espíritu de Operación Triunfo se apodera del ambiente. Supongo que es inevitable, ante estrellas de tal envergadura, es el tributo a pagar por la generación más brillante de la historia de nuestro baloncesto.

En la pista, sin embargo, todo es diferente. Se nota en el rostro de nuestros internacionales. Hay pocas jugadas para la galería y todo el mundo parece estar centrado al 100% en un reto formidable, de los más grandes del deporte en nuestra era. Ganar al Dream Team de Lebron James, Kobe Bryant o Kevin Durant supondría una revolución, la caída de un muro imponente, de una competición que siempre ha parecido inalcanzable; los jugadores estadounidenses de la NBA, unidos en un mismo equipo son de otra galaxia.

Posiblemente lo sean. Y casi con toda probabilidad Estados Unidos se colgará la medalla de oro el último día de los Juegos Olímpicos de Londres, pero España quiere otra oportunidad de disfrutar de una final olímpica, de competirla a guantazo limpio contra los atléticos norteamericanos, de permitirse el lujo de asombrar al mundo, de protestar porque a los americanos no les han pitado los pasos porque de otra forma, otro gallo hubiera cantado.

Desde el "jefe" de la tribu, Pau Gasol, hasta el reincorporado, Sergio Rodríguez, los jugadores españoles se han pegado desde el minuto uno del primer partido. Ayuda mucho programar partidos como el disputado en el Omnisports de Bercy, mitad baloncesto, mitad kárate. Solo nos preocupa el estado físico de tres de nuestros puntales. Sin Rudy Fernández, Juan Carlos Navarro y Marc Gasol cercanos al 100 % la gesta será imposible. El alero del Real Madrid está dejando una magnífica impresión, se le ve rápido y con confianza, aunque quizás le está costando quitarse la etiqueta de triplista que tan caprichosamente le colocaron en su paso por la NBA. Necesitaremos al Rudy más intenso, más agresivo en defensa, pero también en ataque. Tiene piernas para forzar penetraciones y sacar rendimiento a esas acciones.

Navarro está casi inédito. Protegido como se debe hacer con una piedra preciosa, "La Bomba" es un ejemplo de superación. Está acostumbrado a jugar con dolor - los médicos alucinan con él- y parece que tanto la fascitis, como el tobillo van por buen camino. Ojalá le respete su cuerpo durante el torneo olímpico.

Lo de Marc Gasol es lo más preocupante. Junto a su hermano Pau y al entusiasta Serge Ibaka, forman el mejor juego interior de los Juegos. El hombro de Marc es ahora mismo el hombro de España porque es evidente que necesitamos subirnos a él para que la rotación de nuestros hombres altos sea la adecuada. Cualquier otra circunstancia nos obligaría a forzar a Pau Gasol e Ibaka, a tirar mucho de Felipe Reyes y a contar con el siempre indescifrable Víctor Claver.

¡Ay, Fran Vázquez de mi vida, qué necesario serías en este equipo!

Velando por la recuperación plena de Rudy, Navarro y Marc Gasol, la selección española de Sergio Scariolo camina con paso firme antes de su debut olímpico, el día 29 de julio ante China. Sin estridencias y con la seriedad que requiere la ocasión, soñando con una posible final ante el Dream Team. No será fácil llegar hasta ella, pero si se reedita el duelo, nadie tiene dudas al respecto. El partido España - USA de baloncesto será uno de los "Momentazos" de Londres 2012, al mismo nivel que los duelos entre Usain Bolt y Yohan Blake en los 100 metros lisos, o de los multiduelos entre Ryan Lochte y Michael Phelps en la piscina olímpica.

@Fernan_Ruiz

Últimos posts

Blogs destacados