Dobles Figuras

La luz más tenue en la ACB

James Augustine, Kaloyan Ivanov, Andy Panko, Joel Freeland, Paul Davis y Mirza Teletovic ocuparon a la conclusión de la Liga Regular las seis primeras posiciones en el ranking ACB. Sus estadísticas fueron las mejores entre todos los jugadores de los 18 equipos de la Liga Endesa.

Ninguno de ellos jugará en España la próxima temporada

El baloncesto español no vive exento a este convulso período que nos ha tocado vivir. La crisis económica, que no parece tener suelo, ha puesto en jaque las estructuras de nuestro baloncesto. Equipos de tanta historia como el Baloncesto Menorca o el Ros Casares en la competición femenina han desaparecido. Sencillamente. Ni más ni menos. Impensable hace un par de años.

En la Liga Endesa, los problemas se suceden sin remisión. Así, junto a equipos que como Joventut o Estudiantes, parecen salir del pozo, otros muchos se tambalean moribundos hacia un precipicio que parece engullir a cualquiera que ose en desafiarlo. Valladolid, Alicante, Tenerife... ciudades en vilo, impotentes ante un informe que dice que no son viables, por unas razones o por otras. Patrocinadores que se caen, cánones inasumibles, problemas en los pagos...la lista de problemas graves es más amplia que la ilusión por conservar un equipo de baloncesto en tu ciudad. Estamos ante un tsunami baloncestístico que arrasa con casi todo.

Me contaba Gonzalo Vázquez que durante el lockout de la NBA algún jugador llegó a preguntarle si en España los equipos ACB pagaban con regularidad. En el ambiente de los agentes de jugadores, auténticos tiburones del "deporte", empezaban a circular rumores, no ajenos a lo que se podía leer en el New York Times día sí, día también. En España están en crisis, la bolsa baja, la prima de riesgo se dispara y el baloncesto no es ajeno a los mercados, porque el baloncesto es un mercado en sí mismo.

De aquellos barros vinieron muchos lodos. Y muchos jugadores NBA eligieron mercados más estables, en algunos casos emergentes, como Alemania, Rusia o Turquía. La situación, nueve meses más tarde de que el famoso lockout apareciera en nuestras vidas, no ha cambiado a mejor. Más bien al contrario. Andy Panko, elegido MVP de la competición, se ha marchado al Panathinaikos griego, que financieramente hablando, pasa por el peor momento de su historia. Ningún equipo ACB ha sido capaz de retenerle a sus 35 años. Coetáneo de Panko es Pablo Prigioni, que se va a convertir en el rookie no americano más viejo de la historia de la NBA. A Pablo no le llama el dinero, sino la curiosidad. El base argentino, que nunca ha sido muy partidario de la aventura americana, ha visto pasar por la puerta de su casa la posibilidad de jugar un año en Nueva York y no lo ha dudado un momento.

La lista de emigrantes crece día a día. Augustine y Paul Davis (Khimki), Ivanov (Samara), Freeland (Portland), Teletovic (15'6 millones/3 años en los Nets), Panko (PAO)... pero también Aaron Jackson (CSKA Moscú), Marko Banic (Unics Kazan), Nik Caner Medley (Maccabi), Nando de Colo (San Antonio), Víctor Claver (Portland), Kyle Singler (Detroit). Hasta entrenadores de renombre, como Joan Plaza, han hecho las maletas para desarrollar su profesión en otros países, en este caso Lituania.

El éxodo parece imparable y nos hace reflexionar en voz alta. ¿Razones meramente económicas?. ¿O también hay que asumir que la Liga Endesa ha perdido potencial?.¿Se aproximan en calidad peligrosamente las ligas rusa y turca?. ¿Cuál es el futuro de la Liga Endesa a medio plazo?

Mientras encontramos las respuestas a estas preguntas, encenderemos una vela que nos ilumine. Será una luz tenue, amplificada por la selección española de baloncesto, cuya gira veraniega y preolímpica nos ayuda a distraernos. Al fin y al cabo, tenemos a los Gasol.

@fernan_ruiz

Últimos posts

Blogs destacados