Dobles Figuras

Hacia una “Realmadrileñización”

Es pronto, pero los síntomas son elocuentes. Después de las tres primeras jornadas en la Liga Endesa, el termómetro de la competición nos deja mejores anotaciones, grandes sorpresas y decepciones notables. En la parte de arriba de la clasificación, nos encontramos con ASEFA Estudiantes y Obradoiro. Los madrileños, descendidos en la pista y repescados en los despachos, han vuelto a recuperar la alegría de jugar. Se divierten y su entusiasmo contagia a la grada. Comunión perfecta.

Esta temporada sí, se ha acertado en la composición de la plantilla y con el inquilino en el banquillo. Y aunque el calendario ha ayudado a que los comienzos sean buenos, las sensaciones son magníficas, con dos bases jóvenes que van a más, un líder en la pista (Kirksay) una batería de exteriores capaz de hacerte un roto en cualquier momento (English es el MVP de esta jornada) y unos pivots que mezclan la experiencia (Barnes) con la inteligencia (Gabriel) y con la exuberancia física (Nogueira)

En Obradoiro nos encontramos con Moncho Fernández, uno de los mejores entrenadores ACB, sin lugar a dudas. La química que desprende el equipo es magnífica. Otro proyecto low cost - a la fuerza ahorcan- donde la sensatez ha marcado los tiempos. Con Andrés Rodríguez repartiendo juego, Corbacho anotando desde el triple y Kendall y Junyent tirando de saber estar, la incorporación del tunecino Mejri es la gran incógnita. De su evolución en la ACB dependerán gran parte de las opciones de los gallegos para no pasar muchos apuros.

Valencia Basket es otro de los equipos que ha comenzado con tres victorias. Mucho mérito para los taronjas que, un año más, se han visto obligados a recomponer el equipo tras la marcha de dos jugadores tan importantes como Nando de Colo, Víctor Claver y Nik Canner Medley. El equipo de Perasovic es sólido como una roca. No sobran las estrellas, pero todos suman. Un hueso duro de roer esta temporada, tiempo al tiempo.

Del líder, Real Madrid, basta decir que ha salido indemne de una semana muy complicada, con viaje medio folklórico a Las Américas incluido. El equipo de Pablo Laso fue capaz de derrotar el viernes a Panathinaikos y hacer lo propio con Fuenlabrada 48 horas después. Todo ello pese al mal momento de jugadores como Begic, Carroll o Carlos Suárez, que ha comenzado la temporada en un bajo estado de forma que no es nuevo en su carrera deportiva. Por contra, Slaughter está demostrando ser un buen complemento y Dontaye Draper, lejos aún de su mejor nivel, está empezando a sumar adeptos para la causa. El pequeño base con pasaporte croata aparece a ojos de mucha gente como un especialista defensivo. Nada más lejos de la realidad, porque aunque es cierto que Draper y sus rápidas manos son un quebradero de cabeza para los rivales, donde realmente brilla el nuevo jugador del Real Madrid es en ataque, especialmente en ataque estático. Un maestro del dos contra dos, capaz de identificar siempre la mejor opción, un base que no necesita botar para mover al equipo.

Solventado el doble tropezón inicial, el Barça Regal parece empezar a carburar, con Tomic como referencia en el juego interior y con Huertas bastante más feliz que la pasada camapaña. Con los triples como claro lunar, los de Xavi Pascual parecen haber dado un paso más en la "realmadrileñización" general que vive la competición (perdón por el palabro)

La influencia del estilo Laso parece latente en este inicio de competición. Los equipos anotan más puntos que en otras temporadas y la predisposición de la mayoría es la de jugar un baloncesto más alegre. Ya solo falta que el colectivo arbitral se anime a "contribuir" al espectáculo, aunque francamente, no soy muy optimista al respecto habida cuenta del recital de pito que vemos jornada tras jornada.

No quiero terminar el repaso a la jornada sin reseñar a dos equipos que me están causando una buena impresión en este comienzo de temporada. Tengo fe ciega en el Herbalife Gran Canaria esta temporada. En cuanto recuperen a sus lesionados, los chicos de Pedro Martínez van a ser un rival de cuidado. La Copa del Rey es un objetivo claro para los "pío, pío", que tienen una plantilla muy interesante. Lo mismo, quizás un escalón por debajo, me sucede con el UCAM Murcia de Óscar Quintana, con jugadores muy interesantes, como Marcus Lewis o Matt Gatens.

En el polo opuesto en este particular termómetro de comienzo de temporada se sitúa el Cajasol, cuya merma en el presupuesto nos ha dejado una plantilla con una alarmante falta de calidad que tendrá que encomendarse a la divina providencia y a la sabiduría de su técnico, Aíto García Reneses, para no descender de categoría allá por el mes de mayo. Con razón Joan Plaza saltó del barco justo a tiempo.

@fernan_ruiz

Últimos posts

Blogs destacados