Dobles Figuras

Rodolfo

Hay mañanas en las que, de repente, se enciende una luz. Y empiezas a entender muchas cosas. El puzzle empieza a encajar y todo se coloca en su sitio. Andábamos enfrascados en twitter en una conversación sobre narradores y comentaristas de baloncesto - todo a cuenta de la paupérrima audiencia del Zalguiris - CSKA de Moscú que abría ayer la Euroliga. cuando de repente, uno de los grandes de la canasta, colgaba en su twitter:

@rudy5fernandez

"es increíble K ACB no me deje poner Rudy detrás de la camiseta. Mejor no digo lo k pienso ......"

El asunto tiene aún más miga, si tenemos en cuenta que el alero mallorquín sí lucía el Rudy en la espalda cuando jugaba en el Joventut

       

La explicación oficial desde la Liga Endesa no ha tardado en llegar, a través de su eficiente Director de Comunicación, Mario J. Hernando. En Radio Marca, Hernando reconocía que la norma fue aprobada este verano en Asamblea por los clubes para evitar apodos (Tuki, por Bulfoni) o iniciales (C.T. por Chris Thomas).    Loable objetivo, que no debe obviar algo mucho más importante: los chavales adoran a Rudy, que en estos momentos es una especie de marca de prestigio para la competición.

Los detalles y la identificación son clave para una competición que a veces, viendo las audiencias televisivas, da la sensación de agonizar. Asuntos como éste deberían conducir a que de una vez por todas las fuerzas vivas de este deporte se sentaran en una mesa abierta en la que quepan todos los estamentos (jugadores, técnicos, árbitros, medios de comunicación...). De una vez por todas, el baloncesto debe refundarse. Desde lo general hasta el detalle más particular. Todo cuenta. Porque en la NBA será Fernández, pero en España Rudy es Rudy. Y siempre lo será, ponga lo que ponga en la camiseta. ¿Acaso un chaval que vaya a la tienda oficial del club en el  Bernabeu pedirá que le serigrafíen Fernández en la camiseta?

@fernan_ruiz

Últimos posts

Blogs destacados