Dobles Figuras

El sueño de una tarde de verano

Balón para Marc Gasol en el poste bajo. El pívot de los Grizzlies busca el centro de la zona y lanza un gancho. El balón entra abrazando los nudos de la red. Apenas medio segundo después, en el banquillo, los dos mejores jugadores de la historia del baloncesto español saltan en el banquillo. Pau Gasol y Juan Carlos Navarro no fueron esta vez los hombres clave de nuestro equipo. El primero jugó a buen nivel, el segundo bastante tiene con poder saltar a la pista. Todo el país está en deuda con "La Bomba", que  ha puesto en riesgo su salud para poder disfrutar una vez más de la experiencia olímpica, sus cuartos Juegos Olímpicos.

Con nuestras dos leyendas animando como si fueran juniors, el atípico quinteto español, formado por Llull, casi de uno, Calderón, casi de dos, San Emeterio, Felipe Reyes y Marc Gasol hacía hincar la rodilla a los rusos, un equipazo. Lo hacía con una agresividad en ataque de la que hemos adolecido en muchos momentos de este torneo olímpico.

Los dos primeros cuartos habían sido desesperantes. Nuestros bases botaban demasiado, los aleros no atinaban con el aro contrario y a nuestros pivots  les faltaba contundencia en las zonas. 20 puntos en 20 minutos, peor imposible. Al retirarse al vestuario, todos sabían que había que cambiar la dinámica del partido. La última oportunidad para ganar la semifinal era resetear nuestras mentes y poner en marcha nuestras almas. Y el equipo tiró, una vez más de orgullo. Y España volvió a divertirse jugando al baloncesto, algo tan importante que no conviene olvidarlo nunca.

El premio de ganar la semifinal es un cupón para un sueño, un boleto para el Olimpo. El sueño de una gran final olímpica, la tercera en la historia del baloncesto español. La revancha de Pekín 2008, cuando en una mañana del mes de agosto, todos madrugamos para presenciar, en mi caso narrar junto al maestro Pepe Laso, uno de los partidos de nuestras vidas. Para muchos, EL PARTIDO DE NUESTRAS VIDAS.

 Mañana volveremos a renunciar a la siesta para, todos juntos, correr junto a Llull, darle asistencias a Gasol o para decirle a Juanqui Navarro que no hay gloria sin dolor. Enfrente hay un equipo sideral, estratosférico, con rachas de anotación que deberían bautizarse con nombre de huracán. Cuando Lebron venga en carrera, toda España estará delante, abriendo los brazos, rezando porque la máquina de Miami no sea capaz de volar por encima de todos nosotros. "Taponaremos" los triples de Anthony y de Durant y cerraremos la línea de fondo cada vez que Kobe Bryant quiera remontarla.

 En los tiempos muertos, escucharemos a Coach K, que sistemáticamente ha rechazado  entrenar a cualquier equipo NBA. Mike Krzyzewski, discípulo de Bobby Knight,  prefiere ejercer el control absoluto de Duke a la aventura de dirigir a un grupo heterogéneo en cualquier franquicia de la mejor liga del mundo, aunque esta franquicia lleve el apellido Lakers. Paradojas de la vida, recibió el encargo de llevar a buen puerto la nave de su país en JJOO y Mundiales. Coach K aceptó y ha conseguido trasladar su método a un equipo plagado de estrellas. Lejos quedan aquellos tiempos en los que los norteamericanos saltaban a la pista sin más, ignorando al rival, casi desestimando el scouting.  Papaloukas podría dar conferencias eternas sobre sus dos contra dos en la famosa semifinal del Mundial de Japón en la que Grecia derrotaba a EEUU.

 Esos tiempos, ya lejanos, han dejado paso a estos que nos ha tocado vivir. La empresa de vencer a Estados Unidos parece casi imposible, pero hay algo en el ambiente que nos invita a soñar. Nos falta el gran partido de España, la obra maestra de un grupo de pintores que nos ha cautivado por su estilo, su pasión y su pincelada rápida, de trazos únicos. Unos artistas del balón naranja dispuestos a superar un reto de dimensiones bíblicas. Enfrente está el  Dream Team. Y el que firma abajo suscribe lo afirmado ayer por Pedro Martínez, entrenador del Gran Canaria 2016: "Este Dream Team es mejor que el del 92. Y el de dentro de 20 años será mejor que éste. Es una cuestión física"

¡A soñar!

@fernan_ruiz

Últimos posts

Blogs destacados