Euro Fútbol

Di Matteo se reivindica en el derbi ante su maestro

Gran partido entre Tottenham y Chelsea y victoria del líder para afianzar aún más su primera posición gracias sobre todo a un extraordinaro Juan Mata. Espero y deseo que Vicente del Bosque haya visto este partido (aunque valdría que viera cualquiera de los que ha jugado hasta el momento porque está siendo el mejor jugador de lo Blues en este inicio de temporada) y no se olvide de él en la próxima convocatoria de la selección española.

Había gran expectación en Inglaterra por ver este partido. Toda la semana se había hablado de la venganza de André Vilas Boas y al final el gran triunfador ha sido Roberto Di Matteo. Quien leyera la prensa inglesa habría podido ver un artículo de opinión de Terry Venables donde decía, precisamente, que el ahora entrenador del Chelsea había superado a Vilas Boas con creces. El alumno superaba al maestro. Y sólo faltaba verlo en un partido, en un duelo entre sus equipos, para comprobar si ese proceso en el que el alumno superaba a su antiguo profesor era del todo cierto o no.

Particularmente yo no consideraría a Di Matteo alumno de nadie, porque quien lo viera en sus anteriores equipos (MK Dons y West Bromwich Albion) comprobaría que el italiano es un entrenador con las ideas muy claras, con la intención de sacar el máximo rendimiento de los jugadores que tiene a su mano, adaptándose él a lo que tiene y no al revés, haciendo que los jugadores practiquen un juego para el que no están preparados. Esto es síntoma de entrenador inteligente, y Di Matteo lo es.  Con el West Bromwich Albion Roberto Di Matteo practicó un juego de lo mejor que se recuerda en la Championship (una división donde no es fácil jugar al pie precisamente) y se llevó el elogio continuo de prensa y de compañeros de profesión, pero sólo se le recuerda por su media temporada pasada al mando del Chelsea y su juego ultra defensivo, pero nadie dice que el equipo no daba para otra cosa.

El año pasado ganó un doblete (Fa Cup y Copa de Europa) de la manera más inesperada que se recuerda, cogiendo a un equipo que estaba muerto, con problemas internos y en caída libre y haciéndolo campeón de la única manera que era posible: convirtiéndolo en una roca.

Muchos dirán que tuvo mucha suerte, y es posible que tengan razón, pero la suerta hay que buscarla, porque Vilas Boas no fue capaz de dar con la tecla y Di Matteo sí lo consiguió. Algo bueno haría el entrenador italiano más allá de que pudiera tener o no un jardín en sálvese la parte.

Sin embargo, con una plantilla remozada, con más calidad en sus hombres de ataque (por más que le siga faltando un medio centro que sea capaz de marcar el tiempo de los partidos, un Pirlo o un Xabi Alonso) Roberto Di Matteo se ha vuelto a adaptar otra vez a su plantilla y el equipo ahora comienza a jugara otra cosa. El protagonismo de Hazard, Oscar y sobre todo Juan Mata, habla por sí solo.

Hasta la prensa ha dejado de dar importancia a las suplencias de Lampard y ha pasado a elogiar la manera de como el italiano está manejando un vestuario con problemas continuos en hombres como Terry o Cole. Como han cambiado los tiempos con respecto al año pasado cuando se decía que Vilas Boas no era capaz de meter en cintura a un vestuario que era una bomba de relojería.

It´s early days, como dicen en Inglaterra, lo que vendría a decir que solo es el comienzo y que una debacle del equipo pondría a Di Matteo al pie de los caballos y volverían los rumores de cambio en el banquillo del Chelsea. Pero si Di Matteo encuentra la tecla hará del Chelsea un equipo mucho más bonito de ver y seguirá sacando resultados. Lo ha hecho casi siempre. Y si encima sigue teniendo la suerte de su parte (porque contra el Tottenham quizá se llevó más de lo que mereció) quizá le veamos en el banquillo del Chelsea mucho más tiempo del que muchos pensaron que iba a estar.

RAÚL SÁNCHEZ (FA Licensed Coach)

Últimos posts

Blogs destacados