Euro Fútbol

Ibra: La leyenda viva de Malmoe

Así, textualmente, es como se autodefine él. Zlatan Ibrahimovic ya vive momentos de esplendor y protagonismo deportivo bajo el rol de nueva estrella del PSG. Con el objetivo personal de "sentirse feliz" jugando -algo que asegura que nunca alcanzó en Can Barça-, hace una semana, en la primera jornada de Champions contra el Dynamo de Kiev, estableció un record histórico tras anotar el primer gol de la contundente victoria final por 4-1. Ni más ni menos, esta diana le convierte en el único jugador que ha marcado con 6 equipos distintos en la máxima competición continental (Ajax, Juventus, Inter, Barcelona, Milán y PSG). Sin duda alguna, un prestigioso aditivo más para su reputada figura.

Pero, ¿y a nivel de juego? ¿Tan bien se está adaptando a la Ligue 1?. Dicen que los números hablan por sí solos, y aquí tenemos un caso puramente clarividente. 5 partidos ligueros hasta la fecha, 11 disparos realizados y 7 goles anotados. Unos demoledores datos que reflejan fielmente la importancia de Zlatan en este esquema de juego ideado por Ancelotti. Parte fundamental -junto a Thiago Silva y Verratti- de una renovada columna vertebral que ya tiene forma propia, decir que Ibra está haciendo de "todo" en este inicio, no es exagerar. Sumando aspectos que no quedan reflejados en la ficha de un partido, como por ejemplo su magnífica aportación al juego desde 2ª línea, con prioridad para recepciones de cara a portería en las que pueda aportar último pase o dé una óptima continuidad vertical a la transición. Inclusive, aunque ello le obligue a retrasar su posición de partida para entrar en acción, Ancelotti intenta que así cause mayor influencia individual y su incidencia sea más compleja de contrarrestar colectivamente. Por si fuera poco, la chispa de velocidad con la que sabe ejecutar acciones y movimientos le ayuda a crear tan manifiesta diferencia ante las defensas rivales en Francia. Unas muestras de auténtico dominio del juego en sus distintas facetas, que van más allá del arte e instinto para definir acciones de gol y de lo que su constitución física le permite por naturaleza.

Aurelien Chedjou, central camerunés de Lille, fue contundente al término del encuentro liguero contra PSG: "que me perdonen el resto de sus compañeros, pero Ibra sólo es la mitad de su equipo". Porque si se podía esperar que Zlatan causara gran influencia en el contexto Ligue 1, quizás no hasta el punto que está demostrando en este comienzo de temporada.  El 70% de los goles de su equipo en el campeonato, ya corren a cargo de él. Y, como es lógico, su presencia disminuye -en cierta medida- el grado de regularidad en el juego de otros futbolistas importantes de la zona de ataque de PSG como Nené, Menez o Pastore. Todos ellos aún pueden necesitar mayor tiempo de adaptabilidad a lo que supone entender y compartir automatismos al lado de Ibrahimovic. Especialmente en el caso del argentino, donde salvo en el partido de Champions contra Dinamo de Kiev, se le ha visto muy damnificado individualmente por el radio de acción del sueco sobre el terreno de juego. Porque para bien o para mal, la "Ibra-dependencia" será vehículo de vida de este PSG 12/13. Sus cifras realizadoras, en el campeonato francés, pueden ser aplastantes si todo sigue el curso esperado. De momento, el record de goles en una temporada de Ligue 1 lo ostenta el serbio Josip Skoblar que consiguió 44 dianas en la 70/71. ¿Se acercará Ibra a esos números? Lo que sí tenemos claro es que la "leyenda sueca" sigue viva. Más viva que nunca.

Miguel Ángel ROCA | Eurosport

Últimos posts

Blogs destacados