Euro Fútbol

Previa Ligue 1 2012/2013

El telón de la Ligue 1 se vuelve a abrir -como de costumbre, antes que otros importantes campeonatos europeos- para acoger una nueva edición de la competición gala. Cerrada la pretemporada -nunca realmente concluyente a nivel de resultados-, el choque Montpellier-Toulouse de este viernes supone el pistoletazo de salida al curso liguero 2012/2013. Aunque el gran protagonista del verano ha sido el ambicioso proyecto parisino para la vigente campaña, habrá muchos jugadores y situaciones de las que estar pendientes en lo respectivo al resto de clubes. Equipos con mayor vítola de favoritos, otros seriamente afectados por la crisis económica y el descenso como seria amenaza para un importante cúmulo de participantes. La igualdad, tónica latente de las últimas ediciones, volverá a ser el contexto ambiental presente para la consecución de muchos objetivos.

Si hablamos de favoritos al título, situar a PSG en el nº1 de dicho escalón es de suma obligatoriedad. Por entrenador, por plantilla, por dinero invertido y por esperada filosofía de juego, todos así lo preveen. Su política económica, iniciada la pasada campaña, ha marcado un antes y un después en la historia reciente del fútbol francés. Además, ya han confirmado la llegada del extremo Lucas Moura en Enero, deseada promesa brasileña del Sao Paulo, por algo más de 40 millones de Euros, pensando en el futuro deportivo del club. Pese a que también sueñan con el complicado objetivo de ganar la Champions, su primer paso será reinar en Francia. Dispondrán de un banquillo de lujo para la vigente campaña, y de futbolistas verdaderamente determinantes en las diversas líneas. Asumiendo la gran presión ambiental del favoritismo, Ancelotti posee la suficiente experiencia como para gestionar con éxito situaciones de este calibre. Serán el rival a batir por todos, y más especialmente por 2 equipos; Montpellier y Lille.

Los vigentes campones han padecido la importante baja de Giroud, y la intentarán paliar con las adquisiciones de Emanuel Herrera -buenas dotes en área y con condiciones para tomar la profundidad- y de Gaetan Charbonnier -capaz de ganar juego áereo, pero con clara naturaleza de mediapunta-. Dos jugadores distintos para la posición de 9, pero con características que Giroud, perfectamente, podía reunir en un mismo perfil. Por suerte, ésta será la única pérdida sensible de su sólido 11 tipo de René Girard, ya que Yanga Mbiwa y Belhanda continuarán otro año más. Otra buena noticia, es que la profundidad de la plantilla se ha visto reforzada con dos futbolistas "made in Ligue 1"; Congré y Mounier. Colectivamente, tienen mucho ganado por la base y el trabajo generado en la temporada pasada -para seguir, de cerca, el emergente crecimiento de Cabella y Stambouli-. Aunque la Champions League será un escenario que les exija mucho, deben luchar por una plaza en el TOP3 final del campeonato.

En el caso de Lille, afrontan su primer año "post-Eden Hazard". La pérdida de la referencia, por antonomasía, en la transición ofensiva del equipo, puede conllevar diversas lecturas. Una de ellas, la necesidad de que otros futbolistas den un paso adelante beneficiándose de esta situación. Ante esta tesitura, Payet es uno de los "llamados" a brillar con regularidad, equiparándose más al de su versión en Saint Etienne 2010/2011. A su lado, en esa zona de 3/4 estarán dos nuevos refuerzos estivales también destinados a asumir un rol relevante; Marvin Martin -desde zonas interiores- y Salomon Kalou -partiendo desde el exterior-. Con la previa de Champions League a la vuelta de la esquina, ello todavía puede condicionar la llegada de 1-2 refuerzos más -entre ellos, la resolución del "culebron Ryan Mendes"-. Al margen de ésto, presentarán otro año más una plantilla muy apta, con la mezcla idónea de juventud y experiencia, al mando del entrenador más valiente del fútbol francés. Garantía de juego vistoso para el aficionado, como mínimo, se les exigirá repetir la 3ª posición de la edición pasada.

De reojo a estos 3 equipos, por solera y grandeza, mirarán los dos Olympiques (Lyon y Marsella). Ambos reflejan la mejor cara de la dificultad económica, en los tiempos que corren, y el claro contrapunto a lo que se está viviendo en París. Dos clubes que han podido ser referentes a nivel de fichajes, años atrás, pero que ahora andan sumergidos en la lógica política del "vender para reforzarse". En Olympique de Lyon, jugadores como Lloris, Bastos, Cissokho o Revelliere siguen teniendo posible "billete de salida". Si alguna de estas ventas se consumara, reforzar su cuestionada línea defensiva y el centro del campo parecen las máximas prioridades para los de Garde, antes del 31-A. Un Remi Garde que, pese a los altibajos a nivel de juego presentes en el equipo, ya ha logrado en un año en el cargo, ganar más que su antecesor Claude Puel -Coupe de France y Supercopa-. Resucitar a Yoann Gourcuff, el cual dejó tímidas muestras de mejoría en el tramo final de la 11/12, sigue siendo uno de sus "debe" a acometer. Además, en lo que concierne a la cantera, Umtiti y Lacazette pueden dar un salto a nivel de progresión, y Benzia -a sus escasos 18 años- tener ya partidos con el 1º equipo. Pese a la "crisis" latente, volver a disputar Champions League tiene que ser el reto prioritario para el club presidido por Jean Michel Aulas.

Por el bando marsellés, la gestión realizada en OM también ha priorizado el deshacerse de sueldos altos y de algunas de sus mejores piezas. De hecho, se sigue especulando con la venta del imprescindible central Nicolás N'Koulou, una vez está casi confirmada la marcha de Alou Diarra (al West Ham), y la muy posible de Azpilicueta al Chelsea. En materia presente, Elie Baup -que llevaba 3 años sin entrenar- se ha vuelto a poner el mono de trabajo para hacer olvidar la marcha de Deschamps, y el recurso de la cantera -ojo a los buenos proyectos en ciernes de su generación 94- puede ser la mejor vía de escape si no llegan los refuerzos deseados. ¿Logrará Baup revivir al Gignac de Toulouse? ¿Encauzará Dedé Ayew, con él, su gran progresión pasada? Con un potencial 11 tipo, actual, dotado para alcanzar un TOP5 final del campeonato, no es descabellado preveer un año de marcada "transición" en Marsella.

También con importante factor de "incógnita", resulta analizar las posibilidades de Toulouse para la presente edición. Efectivo con mejor "cartel" que rendimiento ofrecido en las últimas campañas, pese a las limitaciones financieras que padece, siguen manteniendo en su plantel a jugadores de buena cotización de mercado como los M'Bengue, Tabanou, Didot, Sissoko, Capoue o Abdennour. Mimbres suficientes para afrontar retos ambiciosos, pero seriamente marcados por la inflexibilidad táctica de Alain Casanova -y su excesiva fidelidad por el 4-1-4-1-. A nivel de juego, es algo que les termina resultando contraproducente en el global de una temporada completa. Siguen padeciendo añoranza al Gignac de los 24 goles en Ligue 1 -Riviere no cumplió, la temporada pasada, con las expectativas creadas en torno a su fichaje- y, hasta la fecha, la novedad más "agradable" de cara a la presente campaña ha sido la llegada del veterano central Jonathan Zebina -34 años, en calidad de libre- tras dar un excelente rendimiento en Brest. Siendo realistas, lo tendrán complicado para mejorar la 8ª posición de la 2011/2012.

No obstante, a nivel de "outsiders" para alcanzar zona media/alta, no podemos dejar de mencionar a 3 clubes: Girondins, Rennes y Saint Etienne. El equipo entrenado por Francis Gillot, que entrará en liza en la previa de UEFA Europa League, ha optado por mantener a todos los futbolistas que posibilitaron esa gesta, siendo su único aditivo, la vuelta tras cesión de Maxime Poundje -lateral zurdo "perfil Tremoulinas", bueno técnicamente y atrevido en el 1 para 1 ofensivo-. En lo que concierne a los hombres dirigidos por el "peculiar" Frederic Antonetti, que todavía contemplan la probable marcha de M'Vila antes del cierre del mercado, han optado por fijarse en los mayores talentos de la Ligue 2 durante el periodo estival, adquiriendo los servicios del guineano Sadio Diallo -mediapunta de mucha elegancia técnica que sorprenderá a quienes no le conozcan- y del francés Romain Alessandrini -incisivo extremo zurdo, rápido en conducción y estético para dar óptima continuidad al juego-. Pero, si un club ha sido coherente en materia de fichajes, durante el verano, ese ha sido Saint Etienne. Les Stephanois ofiicializaron las contrataciones de François Clerc, Renaud Cohade y Romain Hamouma. Tres jugadores que casan muy bien en lo requerido por Galtier, un entrenador con enorme prioridad por el sacrificio e implicación grupal de todos sus futbolistas sin balón. Un ensamblado bloque -capaz de dar un "susto" a cualquiera en esta Ligue 1- donde Pierre-Emerick Aubameyang volverá a ser el mejor estilete ofensivo para aportar gol, más naturaleza para la ruptura, en la posición de "9", y en el que jóvenes como Kurt Zouma, Guilavogui o Ghoulam pueden seguir creciendo de forma gradual en la vigente campaña.

Si se puede tildar a Saint Etienne como una "posible revelación", a menor escala, también habrá que fijarse en la versión que ofrezcan dos clubes; Nancy y Bastia. En lo relativo al primero, nuevamente a las órdenes de Jean Fernández, conservará la base de su meritoria 2ª vuelta pasada, donde evidenciaron una gran capacidad colectiva para minimizar defectos -por ejemplo, hacer que el equipo intente conceder pocos balones a espalda de centrales-, y exponenciar virtudes -jugadores idóneos en zona ofensiva, para fútbol de repliegue, robo y salida rápida con espacios-. Bajo este estilo de juego, dos futbolistas se mueven como "peces bajo el agua": Massadio Haidara y el citado Yohan Mollo. Si bien el primero, ya internacional sub21, destaca por su vivacidad, explosividad y velocidad -corta y larga- para proyectarse ofensivamente, el ex-futbolista del Granada tendrá motivación por llamar a las puertas de la absoluta francesa. Por si fuera poco, su técnico ya sabe lo que es aupar a un "modesto" a lo más alto (Auxerre, 2009/2010). Mejor no subestimarles.

El segundo en cuestión, Bastia, recién ascendido tras una excelsa Ligue 2 pasada, ha logrado mantener a la columna vertebral de su éxito reciente. Elementos como Macedo Novaes, Jeremy Choplin, Wahbi Khazri, Toufilou Maoulida o el ejemplar Jerome Rothen -readaptado perfectamente al rol de mediocentro y todavía con un "guante" en su zurda para habilitar líneas de pase-, seguirán a las órdenes del emergente técnico Frederic Hantz. A esta base, se han unido futbolistas que claramente mejoran cualitaivamente el nivel de las diversas líneas del equipo -Marchal, Sambou Yatabaré y Modeste-. Pensar en que el club de Córcega puede habitar a la zona media de la tabla final, no es nada descabellado, ya que presentan argumentos suficientes para ello.

En un panorama opuesto, los otros dos recién ascendidos en esta Ligue 1, se postulan, salvo sorpresa, como candidatos más reales al descenso. El primero de ellos, Stade Reims, logró aparecer en la categoría gracias a una excelente labor realizada por su técnico Hubert Fournier, al cargo de un equipo con mediocentros únicamente válidos para el pressing, pero sin capacidad para generar verticalidad en el pase. A raíz de ésto, todo su fútbol fluía, únicamente, a través de combinaciones por zonas exteriores, y con juego directo largo desde centrales. Ghilas y Agassa representaban los elementos de mayor diferencialidad individual, pero sus limitaciones como conjunto siempre solían evidenciarse. Para la presente campaña, entre otros, ha llegado Antoine Devaux, ex-Toulouse, que les puede arreglar ciertas deficiencias en mediocentro, pero que no está acostumbrado a asumir un rol "protagonista". Y es que, si sombras genera Reims, también Troyes. El club entrenador por Jean Marc Furlan, se coló contra todo pronóstico en la élite del fútbol francés. Con mucho futbolista de trabajo por y para el colectivo, tendrán la tan compleja papeleta de mantenerse esta campaña. No obstante, su optimismo puede mejorar algún "punto" tras confirmarse las llegadas de Brechet, Bahebeck y Yattara. Especialmente, las de estos dos últimos, dos jóvenes talentos, cedidos por PSG y OL, capacitados para aportar frescura, rapidez y descaro a la zona ofensiva del equipo, en contexto idóneo de recibir confianza.

Así pues, el abismo del descenso volverá a ser una dura lucha de la que salir victorioso. A priori, Brest, Niza, Lorient, Ajaccio, Sochaux, Evian TG y Valenciennes lo deberán tener presente durante todo el año. Una serie de clubes, donde varios nuevos jugadores requerirán un "seguimiento especial" a lo largo de la temporada. Entre ellos, los extremos zurdos Ishamel Yartey (Sochaux) y Sigamary Diarra (Ajaccio), el mediapunta Alain Traoré (Lorient) o el delantero argentino Dario Cvitanich (Niza). Alicientes individuales, colectivos y emocionales para el disfrute del aficionado medio. La Ligue 1 comienza, ¿tú te la vas a perder?

Últimos posts

Blogs destacados