Barça y Madrid contra “dos Celtics”

Sí, ya sé que el Atlético de Madrid es el rival más cercano, pero sigo plenamente convencido de que la Liga volverá a ser una lucha entre Barça y Real Madrid y que salvo sorpresa, volveremos a irnos a los 90-100 puntos. "La sorpresa", sería que Barça y Real Madrid fallaran más de esos 7-10 partidos que acostumbran a no ganar a lo largo de las 38 jornadas de Liga, y como ya he comentado en los artículos referentes al post-partido contra el Celtic, mientras los rivales de la Liga española no cambien su "estilo romántico", dudo mucho que esta sorpresa pueda llegar a producirse.

Diferente es el caso del Mallorca y el Levante, ya que ellos son precisamente de "la escuela Celtic". Quizás no tan altos, no tan fuertes y sin tanto miedo a tener la pelota, pero tanto Caparrós, como el Levante y Juan Ignacio Martínez, saben lo que es hacer fallar o molestar y mucho a los grandes.

El Barça con 8 puntos de ventaja, volverá a jugar primero con la oportunidad de colocarse a 11 y meter presión sobre el Real Madrid. Visitamos Mallorca, un equipo que ahora mismo está en horas bajas, pero fiarse de sus últimos resultados sería el primer paso para fallar. El conjunto de Caparrós comenzó como un 'sputnik' colocándose en "zona Champions" tras disputar las 5 primeras jornadas, pero ahí comenzaron sus problemas. ¿Relajación? Es posible... Sea como fuere, desde entonces los de Caparrós cosechan 5 derrotas y se han colocado a tan solo 2 puntos de los puestos de descenso, lo que sumado al hecho de que tras el partido contra el Barça deben jugar dos partidos fuera de casa - Vigo y Vallecas -, otorga una importancia superlativa al choque.

El Barça a evitar caer en una dinámica negativa

Ni con el extraordinario registro de 14 victorias, 1 empate y 1 derrota me atrevía a poner las dos manos en el fuego por este Barça. La derrota contra el Celtic no me ha restado confianza, me la ha sumado - creo que se hizo un muy buen trabajo teniendo en cuenta las circunstancias -, y cierto es que tanto los resultados, como las estadísticas de tiros a favor, en contra y posesión están fenomenal, pero personalmente no tengo esa sensación de control sobre el juego y "buen rollo", que sí tenía en los tres primeros años de Guardiola - digo tres, porque aunque el cuarto fue también muy bueno, también tenía una sensación parecida a esta -.

Quizás el problema es que Tito ha tenido que improvisar innumerables veces la alineación a causa de las lesiones, y ahora que están llegando Alves, Piqué, Puyol y Thiago, es posible que el equipo consiga ofrecer esa sensación de control que tanto añoro, pero no lo tengo claro, y sí tengo miedo de que esta gran racha de victorias cosechadas por el Barça se haya producido gracias en buena parte al empujón anímico propiciado por la inercia de las victorias. Los buenos resultados casi siempre hacen ver lo bueno y olvidar lo malo, pero esto puede cambiar en cuanto llega el primer resultado negativo y más si a las pocas horas se suma un segundo error.

En Mallorca a buen seguro nos encontraremos un rival tan motivado como el Celtic y con las ideas muy claras. Estoy convencido de que Caparrós realizará un planteamiento "a lo Celtic", que la temporada pasada ante el Real Madrid le dio un fenomenal resultado a pesar de que al final los suyos no consiguieron puntuar debido a un arbitraje muy perjudicial para sus intereses - una jugada clara para el 2-0 anulada y el 1-2 en clara falta de Higuaín -.

Así las cosas, el Barça nuevamente debe estar mentalizado para armarse de paciencia y exhibir su mejor nivel de concentración durante los 90 minutos más añadidos. Hacer circular la pelota a "velocidad de crucero" es fundamental aunque luego el marcador refleje un 0-0 al descanso. Nunca se debe olvidar que los partidos duran 90 minutos y el desgaste físico y psicológico de estar corriendo tras la pelota tanto tiempo, debemos conseguir que juegue a nuestro favor.

No debemos olvidar además, que tras jornada intersemanal - en este caso Champions -, "los grandes" suelen fallar más por el cansancio acumulado, y esta circunstancia también jugará en contra obviamente. Es difícil acertar con la alineación que mostrará Tito Vilanova ante el Mallorca, ya que desconocemos el estado físico de los jugadores, pero teniendo en cuenta que en la semana que entra no habrá partido intersemanal, creo que no sería extraño ver algo como:

Valdés

Alves Song Mascherano Alba

Busquets

Xavi Cesc

Alexis Messi Villa

Mourinho nunca ha ganado en Levante

Ni en sus dos partidos de Liga (0-0 y 1-0 a favor de los blaugrana) ni en la Copa del Rey (2-0 en partido de vuelta). Cuando en tres partidos no eres capaz ni tan siquiera de hacer gol, lo que está claro es que el planteamiento del rival se te atraganta, y en efecto, el Levante es el equipo "más Celtic" de toda la categoría.

Hablamos del equipo que con menor presupuesto la temporada pasada, estuvo a punto de meterse en Liga de Campeones a pesar de la salida del entrenador que "les señaló el camino" (Luís García Plaza). Juan Ignacio Martínez, su sucesor, continuó la línea marcada y consiguió ser elegido - para mí merecidísimamente - el mejor entrenador de la Liga 2011-12 en su debut como máximo responsable de un equipo en primera. Fue una temporada donde además de conseguir plaza para disputar la Europa League, el Levante consiguió plantar de nuevo cara a los "grandes", ganando al Real Madrid en casa, y perdiendo por la mínima en el Bernabeu y contra el Barça como local - resultado de 2-1 en ambos partidos -, mientras que fue derrotado con estrépito en el Camp Nou por 4-0.

Es precisamente este bagaje tan positivo del Levante, el que me hace pensar que esta vez no correrá la misma suerte. No es bueno para un equipo "pequeño", llegar ante un "grande" con ciertas responsabilidades y esperanzas. Inconscientemente uno se cree que "no tienen nada que temer", o que "le tienen la medida tomada al Real Madrid", y estos pensamientos te impiden conseguir la mentalidad adecuada para poder tener alguna oportunidad contra un equipo como los blancos. Las dos veces que Levante y Real Madrid se enfrentaron en la Liga, lo hicieron en las primeras jornadas y practicamente nadie esperaba que pudieran conseguir puntuar, lo que supone una enorme ventaja emocional, ya no solo porque tus jugadores saben que la única oportunidad que tienen de puntuar pasa por dar el máximo, sino también porque el Real Madrid no llegó a aquellos partidos tan consciente como ahora, de lo mucho que puede costar ganar al Levante.

A este importante factor emocional, hay que sumarle el hecho de que el Levante viene de disputar dos partidos durísimos entre Liga y Europa League, ante Sevilla y Twente, ambos fuera de casa y con meritorios empates a 0, que continuan la sólida racha de un equipo que no está acostumbrado a compatibilizar dos torneos tan exigentes, por lo que física y anímicamente, me parece complicado que el Levante vaya a conseguir estar a un nivel tan alto como el que ofreció las dos anteriores temporadas.

Circunstancias negativas las de un Levante que si es capaz de ofrecer su mejor versión y no se va del partido - encajando dos goles pronto... -, al igual que el Mallorca contra el Barça, está capacitado para dar que hablar este fin de semana.

La estadística nos dice que lo normal es que Barça y Real Madrid ganen, pero tengo la sensación de que uno de los dos - sino los dos -, se van a dejar puntos este fin de semana, y ojalá no sea nuestro Barça.

Vamos

Últimos posts

Blogs destacados