Cuando eres muy fuerte, tú eres tu único rival

Y España en su jornada inaugural en las Olimpiadas lo acaba de demostrar. Casi todos esperaban una cómoda victoria de España en esta apertura de campeonato. Ni más ni menos que Alba, Martínez, Mata, Tello, etc... para formar un auténtico equipazo que es sin duda el claro favorito para ganar el Oro en las Olimpiadas. Sin embargo, al igual que España en el Mundial de 2010 - derrota ante Suiza -, o en la Eurocopa 2012 - empate ante una Italia contra la que se vio en la final que era muy superior de haberse empleado más a fondo... -, el favorito volvió a caer derrotado ante el "pequeño".

Nunca es pesimismo, negatividad o falsa humildad cuando se insiste en aquello de que "no hay rival pequeño". No lo hay, porque los grandes son peligrosos porque tienen un nivel muy parecido al tuyo, y los "pequeños" lo son por el hecho de creer que vas a ganar sin la necesidad de dar tu máximo nivel, y la realidad es que hoy día si no das el máximo puedes fallar ante cualquiera.

Al Real Madrid se le fue la Liga hace dos temporadas cayendo ante rivales como el Almería - descendido -, el Deportivo de la Coruña - descendido -, el Levante - recién ascendido -, el Sporting de Gijón - sufriendo hasta el final para salvarse -, y al Barça se le fue escapando al empatar en Anoeta tras ir ganando 0-2, al caer en Getafe, en Navarra ante el Osasuna, empatar en casa ante un Sevilla que estaba lejos de ser el fuerte equipo de hace unas temporadas, etc...

Las Ligas se están yendo a puntajes de entre 90 y 100 puntos por lo que el margen de error cada vez es más pequeño y tanto Barça como Madrid no pueden caer en errores como creer que van a ganar "sin bajar del autobús". Muchas veces debido al asfixiante calendario que padecen, buscan ganar al ralentí y casi siempre lo consiguen, pero me gustaría saber que hubiera pasado si el Barça no hubiera aplicado esas medidas en campos como el de Anoeta, el del Reyno de Navarra y el de Cornellá... partidos en los que o bien tenía el resultado bien encauzado (Anoeta y Cornellá) o bien tenía delante un rival que por sus condiciones tácticas favorecía enormemente nuestra búsqueda de la victoria (Osasuna), y eran partidos que de haber ganado, muy probablemente nos hubieran dejado con ventaja para disputar el "clásico" en el Camp Nou ante el Real Madrid y quien sabe si hoy estaríamos festejando la 4ª Liga consecutiva y la continuidad de Guardiola.

El Barça sigue siendo un equipo fortísimo porque los jugadores conocen sobradamente los conceptos tácticos y la plantilla está perfectamente elaborada para ofrecer el equilibrio táctico necesario y con ello nuestro más alto nivel competitivo, ahora bien, cuando eres tan fuerte, tú eres tu único rival, porque por muy buenas condiciones que tengas si no eres capaz de salir a competir con las misma ilusión que el rival, dificilmente podrás conseguir funcionar adecuadamente como equipo.

Confío plenamente en estos jugadores, pero no hay que olvidar que son seres humanos como nosotros y al igual que a nosotros les puede afectar sino "la autocomplacencia", el agotamiento mental fruto de tantos éxitos, partidos y entrenamientos en el mismo sitio, con las mismas caras y siempre bajo las mismas polémicas. España en las olimpiadas lo ha vuelto a demostrar, cuando eres muy fuerte, tú eres tu único rival.

Últimos posts

Blogs destacados