Históricos del Barça (II): Phillip Cocu

A la mayoría de aficionados al fútbol les conquistan jugadores de enorme calidad técnica. Jugadores que sobre un terreno de juego son capaces de superar adversarios uno tras otro con una velocidad y conducción de pelota espectacular. Jugadores capaces de poner la pelota en la escuadra. Jugadores capaces de realizar combinaciones colectivas preciosas...

No voy a negar que a mí también me hagan disfrutar, pero he de reconocer que desde que veo el fútbol intentando profundizar de manera más o menos acertada en lo táctico - de lo que hace ya tanto tiempo que ni me acuerdo -, siempre he sentido debilidad por esos jugadores que mediáticamente son bien valorados gracias a realizar una labor a la que denominan "gris", es decir, una labor importante para el equipo, pero que en absoluto es espectacular para el aficionado.

Phillip Cocu era uno de esos jugadores para la mayoría de medios de comunicación, y para muchos aficionados. Yo no estoy de acuerdo, pues si bien Cocu era un jugador fundamental en lo táctico, también era un futbolista muy dotado técnicamente y capacitado para realizar un fútbol atractivo, pero si era más o menos espectacular, esto es lo de menos. Hoy quiero escribir unas líneas, para uno de los jugadores a los que siempre recordaré con más cariño como barcelonista, y al que sigo esperando que se le haga un homenaje o cuente con un trato más "familiar" en los próximos años.

El año 1970, en Eindhoven, nacía Phillip Cocu, que comenzaba su carrera en el AZ Alkmaar para posteriormente llegar al Vitesse donde ofrecería sus primeros años importantes de fútbol y conseguir así su fichaje por uno de los más grandes de Holanda, el PSV de su Eindhoven natal.

Contaba ya con 25 años, una edad que se supone es "la mejor" o de las mejores para un futbolista, y efectivamente así fue. Cocu siguió llamando la atención del fútbol holandés y mundial gracias a sus buenas actuaciones tanto con el PSV como con la selección 'oranje'.

En 1998, con Van Gaal recién llegado a Barcelona, el PSV quedaba encuadrado en el mismo grupo que nosotros para la primera fase de grupos en la Champions League. Eran otros tiempos, un PSV más fuerte que el de hoy día gracias a que la "Ley Bosman", solo llevaba dos años aprobada, y los holandeses contaban con hombres tan importantes como el portero Waterreus, el lateral Artur Numan, el defensa central Jaap Stam, un Boudewijn Zenden convertido en extremo imparable, los míticos delanteros belgas, Luc Nilis y Gilles De Bilde, el centrocampista brasileño Vampeta , el holandés Win Jonk, y por supuesto el propio Phillip Cocu, ubicado como "enganche" entre el centro del campo y la delantera, aportando derroche defensivo, creación y llegada, se convirtió en verdugo del Barça anotando uno de los dos goles que el PSV entrenado por Dick Avdocaat marcaba en el Camp Nou para empatar 2-2 contra un Barça que todavía estaba muy lejos de ofrecer su mejor nivel con Van Gaal.

Fue un partido importante para el destino de Cocu y el Barça. Van Gaal ya lo tenía en su agenda, y su gran actuación en ese encuentro y en toda la fase de grupos, provocó que antes de finalizar el año 97, el Barça ya iniciara los contactos para ficharle debido a que en el verano del 98 terminaba contrato y tanto el PSV como muchos grandes del fútbol europeo estaban detrás de él.

Cocu llegó "gratis" para jugar en el Barça la temporada 98-99. Van Gaal, que había "encontrado su equipo" con un esquema 1-4-3-3 y donde Celades como "4" y Giovanni con Luis Enrique como interiores - mismas posiciones, pero distintos roles que los realizados hoy por Xavi e Iniesta -, parecían indiscutibles - más Guardiola, que tras casi un año de ausencia por una importante lesión, iba a regresar a los terrenos de juego y era un fijo para Van Gaal -, hacían pensar que Cocu sería un buen complemento para jugar algunos minutos en el centro del campo, e incluso en el ataque o en la defensa, ya que Cocu no solo destacaba por la buena labor que realizaba en su posición natural de "todocampista", sino que lo hacía por una extraordinaria polivalencia que se encargó de ratificar en el Barça.

Una primera temporada 98-99 de adaptación meteórica

A pesar de que no lo tenía fácil, Cocu borró del mapa a Giovanni. Mucho más completo en defensa y con más llegada al ataque a pesar de la fantástica calidad técnica del brasileño, Cocu se hizo desde el principio con el puesto y junto a Luis Enrique terminó formando una pareja espectacular llegando a anotar 12 goles en su primera participación liguera.

Mucho tenía que ver en la gran capacidad anotadora de Luis Enrique y Cocu, el diseño táctico que Van Gaal había realizado para sus ataques. Inolvidables aperturas para extremos muy de banda, con Kluivert haciendo de pantalla en el primer palo, mientras Luis Enrique y Cocu se incorporaban desde atrás como exhalaciones al segundo palo consiguiendo aprovechar las asistencias de Figo y Rivaldo.

Fueron buenos momentos, que a Cocu le sirvieron una Liga en su primer año, y que desgraciadamente duraron bien poco, porque a la segunda temporada, tras otro muy buen rendimiento - a pesar de bajar su capacidad anotadora, que bajó porque dejó de actuar como centrocampista interior de manera "fija" -, el "proyecto Van Gaal", se finiquitaba, y el Barça entraba en una "era" absolutamente desastrosa, que es para mí la que me llevó a valorar todavía más a Phillip Cocu.

"Época Gaspart". Cocu lo juega casi todo y en casi todas partes...

Con Serra Ferrer titular. Con Rexach titular. Con Van Gaal de nuevo titular y con Antic titular. Dentro de un 1-3-4-3, de un 1-4-2-3-1, de un 1-4-4-2, de un 1-3-5-2 o de un 1-4-3-1-2. Como central, como lateral, como primer hombre por delante de la defensa, como hombre por detrás de los delanteros, como volante de banda, como interior centrocampista, como mediocentro en el doble pivote... Increíble.

Lo jugaba casi todo:

Temporada 98-99------41 partidos--12 goles

Temporada 99-00-----49 partidos---8 goles

Temporada 00-01-----43 partidos---8 goles

Temporada 01-02-----48 partidos---2 goles

Temporada 02-03----39 partidos----5 goles

Temporada 03-04----42 partidos----6 goles

Todos los entrenadores hablaban maravillas de él, daba igual que fueran los del Barça o los de Holanda. Todos sus compañeros hablaban maravillas de él. Todas sus palabras en ruedas de prensa destilaban una honestidad y educación ejemplar, y lo que era mejor, en el campo le faltaba cualquier cosa menos carácter.

-El holandés que se "sintió catalán" y se llegó a reducir el sueldo.

Cocu llegó al Barcelona con 28 años, hoy podríamos decir que eso es practicamente "el final de su carrera", y teniendo en cuenta que es "extranjero", y que llegó a un Barça que "solo duró dos años", no hubiera sido descabellado que se desentendiera, se dejase llevar y se quedara en el club solo a "chupar del frasco" hasta terminar su contrato, más teniendo en cuenta el desastre deportivo que se produciría a partir del año 2000, y que gracias a llegar libre Cocu podía contar por entonces con una suculenta ficha, pero nada más lejos de la realidad.

Cocu se adaptó rapidamente y fue uno de los hombres fuertes del vestuario azulgrana. Sin llegar a ser el capitán "fijo" del equipo, porque había otros como Guardiola, Luis Enrique, Puyol, que también eran importantes, Cocu era el único extranjero que pareciera no serlo, de hecho hasta hace bien poco - hasta Messi - podía presumir en ser el jugador extranjero que más partidos oficiales había disputado con el Barça (292), lo que habla por sí mismo teniendo en cuenta que llegó ya con 28 años.

En medio del desastre barcelonista, Cocu fue posiblemente junto a Puyol y Luis Enrique, el único que temporada tras temporada salvaba el tipo. A pesar de que cuando un colectivo funciona mal, el rendimiento individual suele verse afectado considerablemente, los tres consiguieron estar a la altura y salvarse de las críticas de un barcelonismo deprimido que veía como en el año 2003 Gaspart abandonaba el club, dejando paso a Laporta y su nuevo proyecto, un proyecto ambicioso y que comenzaba por revisar el contrato de los jugadores, entre ellos el de Phillip Cocu, quien teniendo en cuenta su aportación al equipo y que llegó "libre", me hubiera parecido totalmente comprensible que hubiera dicho "no" a reducirse el salario, pero el jugador volvió a demostrar su compromiso con el club al reducirse el salario para continuar una temporada más en el Barça.

La 2003-04 que comenzó como mediocentro en el 1-4-2-3-1 de Rijkaard y terminó como pivote en el 1-4-3-3 de Rijkaard, porque Cocu fue incluso capaz de ser "el primer Busquets". Como interior, sabíamos que era bueno en el trabajo de presión defensiva gracias a su gran capacidad atlética, pero aún encima demostró ser capaz de leer el juego defensivo como pocos y exhibir su gran talento para salir al corte o unirse a los centrales cuando la situación lo requería, de la misma manera que años después lo harían Márquez, Edmilson, Toure o Busquets.

Cocu ofreció un rendimiento espectacular en su última temporada como barcelonista. Fue pieza clave e indiscutible en la remontada con Rijkaard, pero al igual que Luis Enrique, siempre me quedará la pena de que en aquel verano de 2004, decidía poner punto y final a su carrera barcelonista ya con 33 para 34 años, una edad que puede pesar mucho en un centrocampista, aunque no daba la sensación de que lo hiciera en un Cocu, que ¡todavía fue capaz de volver al PSV Eindhoven y disputar 94 partidos más divididos en tres temporadas en las que anotó 23 goles! Impresionante. Ya con 36 para 37 años, decidió poner punto y final a su carrera en la temporada 2007-08 tras una última experiencia en el Al Jazira con el que para variar, también fue capaz de anotar goles y ser un fijo para su entrenador.

Impresionante la historia de un futbolista que, no es broma, disputó 700 partidos - en los que anotó 140 goles - desde que comenzara su carrera profesional en el AZ Alkmaar con 17 años para 18, hasta colgar las botas con 37 para 38. Fueron 20 años de un futbolista, que dedicó 6 años inolvidables de su carrera a Barcelona, donde desgraciadamente, no pudo disfrutar del nivel competitivo que merecía un jugador como él. Al igual que Puyol, Xavi o Luis Enrique, fue un jugador de un rendimiento excepcional que veía como año tras año su vitrina particular de títulos no crecía, y desgraciadamente ni él, ni Luis Enrique, pudieron disfrutar de los años en los que el Barça se convirtió en el equipo más fuerte del mundo para hacer que las vitrinas de sus ex-compañeros, Puyol y Xavi, estén hoy lo llenas, que debieran haber estado tanto la de Luis Enrique, como la de este Phillip Cocu, al que todavía hoy hecho de menos, y al que ojalá algún día el destino vuelva a unir con el Barcelona.

Luchador, disciplinado, incansable, solidario, bueno técnicamente tanto para crear juego, como para llegar al ataque con un gran disparo desde media distancia o definiendo en los últimos metros, bueno en el juego aéreo, tácticamente insuperable... Puedes estar seguro de que siempre serás recordado por millones de barcelonistas, y que concretamente para mí, eres uno de los jugadores más importantes de nuestra historia. Puedo definirte, con el calificativo que para mí tiene más valor en la carrera de un futbolista: PROFESIONAL

Gracias por todo Super Cocu.

Últimos posts

Blogs destacados