Los jugadores del Barça que bebían, que beben y que beberán

Es posible que a muchos barcelonistas les molestaran las confesiones de "Dani el Rojo", antiguo trabajador del Fútbol Club Barcelona con la función de ser el guardaespaldas de los jugadores del club.

Confiesa este hombre, que comenzó a trabajar en el Barça en 2006 cuando Rijkaard era el entrenador del equipo y se vivían momentos gloriosos, que durante la época que trabajó en el club, tuvo que ir a recoger varias veces a jugadores que habían bebido demasiado y no estaban en condiciones de conducir, asi como que una vez se encontró a un jugador teniendo sexo oral con dos hermanas en la zona VIP de una discoteca.

¿Por qué dedicar un tema a estas palabras?, porque para mí desde luego son importantísimas para entender hasta donde puede llegar la responsabilidad de un entrenador en la "gestión de grupo" y obviamente de la calidad con la que se realice esta "gestión de grupo", depende en buena medida el nivel competitivo que se consiga alcanzar.

Dijo también Dani el Rojo que como Rijkaard tampoco era un ejemplo de "buena conducta", no podía decir demasiado a sus jugadores, y efectivamente por ahí a buen seguro nacieron casi todos los problemas de un Barça que no me cansaré de repetir seguía contando con las herramientas para ser el mejor equipo del mundo - de ahí que insista en que para mí lleva 8 años siéndolo y con este serán 9 -, pero ya no contaba con la actitud para demostrarlo.

No he sido entrenador del Barça, pero sobre la "gestión de grupo", creo que se puede aprender en cualquier situación de la vida. Por ejemplo, ¿con quien te llevas mejor con tus padres o con tus amigos? A buen seguro que me dirás - especialmente si eres joven - que con tus amigos, y la razón es sencilla. Con el amigo te puedes abrir, no te va a atosigar para que hagas esto o aquello y en definitiva "no te va a juzgar", mientras que el padre, el "buen padre" - al menos para mí -, debe precisamente juzgarte para controlar que tu educación sea la mejor posible con la finalidad de que funciones en la vida. Cogemos esto y pensamos en que un equipo está compuesto de un entrenador y plantillas de entre 20 y 30 jugadores con varios futbolistas que solo son superados en fama por Dios en este planeta y con una cantidad de ceros en sus cuentas corrientes que no están al alcance de casi nadie y la conclusión que debieramos sacar es que a poco que el entrenador busque imponerse, puede ir preparando las maletas, salvo obviamente que este entrenador sea más querido que los propios jugadores.

Recordemos las palabras de los Ibrahimovic, Rivaldo, Hleb, etc... siempre echando pestes de los entrenadores simple y llanamente porque no les dejaban hacer lo que ellos querían, y digo más, adjuntemos las palabras que al igual que las de Dani el Rojo, hoy están en boca de casi todos: "Tengan conciencia de que son muy jóvenes, son muy jóvenes, son millonarios prematuros, no tienen problemas, no les importa mayormente lo que va a pasar, porque todo el mundo tiene resuelto lo que va a pasar. Se permiten reírse..." Fueron las palabras de un hombre que posiblemente por lo que lleva entrenado, también tiene el futuro resuelto a nivel económico, pero que a diferencia de muchos jugadores, sí tiene conciencia y pasión por lo que hace, como es Marcelo Bielsa, a quien parece que le están haciendo la cama pero a base de bien - no me creo que por dos bajas, por muy importantes que sean, un equipo pueda cambiar tan radicalmente como lo ha hecho el Athletic este año -.

Bien. Digo todo esto, para dejar claro una vez más, porqué para mí los jugadores CASI SIEMPRE serán los principales culpables de que teniendo todas las herramientas para conseguir los objetivos marcados, estos no se consigan. Resalto a propósito ese CASI SIEMPRE, porque obviamente a veces hay entrenadores con demasiado ego o incapaces de entender esta situación que viven los jugadores, pero por lo general, en todos estos años viendo fútbol, me queda muy claro que si un equipo que tiene todo para ganar, deja de hacerlo, casi siempre es por culpa única y exclusiva de los jugadores que endiosados, dejan de trabajar y comportarse de la modélica manera en que lo venían haciendo, y me parece importante que el aficionado, que al fin y al cabo es el jefe y dueño del club - al menos en el caso del Barça y del Real Madrid -, tenga clara esta situación, porque desgraciadamente el que suele pagar el pato suele ser el entrenador, mientras los verdaderos "cáncers" siguen dentro del equipo destrozando las opciones competitivas del equipo.

Quiero matizar para finalizar, que no veo nada de malo en que un jugador beba o cubra sus necesidades sexuales de la manera que le apatezca, pero siempre y cuando sea capaz de compaginar estas actividades con su profesión. En el momento que deja de ser así, el club debiera dejarse de romanticismos y tomar medidas estrictas sea quien sea el jugador y por muy impopular que sea la decisión.

Últimos posts

Blogs destacados