Querido Messi. Capítulo VII

Querido Messi, existen en esta vida, personas que te llenan de elogios y palmadas en la espalda con la misma facilidad que luego te llenan de insultos e incluso si pudieran te pegarían algún golpe. No me identifico con este tipo de personas, y espero que no tengas ninguna así en tu entorno. Creo que un amigo es aquel capaz de apoyarte en todas tus decisiones, pero también de cuestionarlas cuando cree firmemente que te estás equivocando, y eso es lo que intentamos ser algun@s barcelonistas como yo. No un amigo que te ensalce cuando anotas 82 goles y te crucifique cuando te pases una pequeña temporada sin marcar o jugar a tu mejor nivel, sino un amigo que te pueda servir de ayuda para cuando las cosas no salen tan bien como creo que puede ser el caso si continúas en el mismo camino que has estado mostrando durante esta pretemporada.

Soy consciente de que tú eres posiblemente el mejor futbolista de todos los tiempos y yo no he pasado de ser un futbolista de barrio, pero con toda la humildad del mundo me permito crear estas líneas a modo de consejo, porque a veces el que está fuera del campo lo ve y lo entiende mucho mejor que el que está dentro gracias a la actitud imparcial con que sus ojos juzgan cada acción.

Como barcelonista y aficionado al fútbol que soy, mi mayor miedo querido Messi, era que tras llenar de títulos colectivos y personales tus vitrinas, tu corazón y tu cerebro dijeran "basta" y redujeras tus horas de entrenamiento, amor por el fútbol y pasión por competir. Por fortuna no ha sido así, y no sabes lo agradecido que estoy como aficionado y la admiración que siento como persona, sin embargo es tal tu carácter competitivo que quizás haya llegado a niveles poco saludables para ti y para el equipo.

Cierto es que estamos en pretemporada y que no es necesario ofrecer el máximo. Cierto es por tanto, que las impresiones extraídas de estos partidos pueden ser erróneas, no lo niego, pero soy partidario de extremar la autocrítica cuando se gana y minimizarla cuando se pierde, porque cuando se gana todo es lo suficientemente bonito como para que unas cuantas críticas no te hundan, mientras que cuando se pierde es justo lo contrario, por eso quiero decirte querido Messi que creo que te estás equivocando en tus objetivos.

La sensación que me queda de los 4 partidos que disputaste ante Casablanca, PSG, United y Dinamo, es la de que te estás obsesionando con el gol y que vas a buscar esta temporada superar los 82 goles anotados la temporada pasada. Creo que es practicamente imposible, pero si hay alguien que tiene verdaderas posibilidades de conseguirlo, ese eres tú, ahora bien, de nada sirve anotar 100 goles en una sola temporada si el equipo no gana, y muy probablemente no anotarás los 100 goles si en lugar de buscar un desarrollo natural en la finalización de las jugadas. Has abusado de la conducción. Has abusado buscando a "compañeros determinados" (especialmente Alexis e Iniesta...). No has levantado la cabeza como sueles.

Querido Messi, creo que inconscientemente - o no -, estás saliendo a jugar con una mentalización diferente. Antes salías primero a ganar y después si podía ser a marcar, mientras que ahora ambas cosas están en el mismo peldaño y eso es peligroso. Recuerda que el éxito del Barça depende de un juego ordenado donde cada jugador debe realizar su función, y si Pedro o Tello están en situaciones inmejorables para recibir la pelota, es fundamental darles la pelota, no ya para que ellos puedan marcar, sino para seguir con el curso natural de las jugadas, porque si nos lo saltamos además de hacer peores a nuestros compañeros, ponemos en peligro el equiolibrio táctico del equipo, al igual que cuando bajas en exceso al centro del campo ansioso por entrar en juego. Nunca olvides querido Messi, que sin equilibrio y sin un juego "natural" se pierde la esencia, y tú lo sabes bien porque lo has podido vivir con la selección Argentina.

Si hay un jugador en el que confío plenamente, ese es en ti querido Messi, porque con tu inmejorable actitud durante todos estos años te lo has ganado, pero ten cuidado y no hagas caso de aquellos que insisten con odiosas y ridículas comparaciones cuyo único objetivo es hacer publicidad a tu costa. No tienes nada que demostrar. Con 100 goles o con 1, seguirás siendo el mejor mientras trabajes y ames este deporte como lo has venido haciendo durante los últimos 12 años.

Dale Leo

Últimos posts

Blogs destacados