La salida de Pep, agota el “mensaje de Mourinho”

Tras dos años de humillaciones barcelonistas con Pep Guardiola al mando, llegó Mourinho bajo la etiqueta de ser "el único capaz de frenar su hegemonía" gracias a la victoria del Inter sobre el Barça en la Champions 09-10.

Afición y equipo madridista necesitados de ilusión, de un hombre en quien creer para invertir la situación, depositaron toda su confianza en quien se autodenominó "the special one" - hoy día "the only one", y mañana quien sabe... -, y ese hombre era José Mourinho, quien aún encima se ganó rapidamente al madridismo al atacar con frecuencia al Barça de manera gratuita y bajo el aplauso fácil de la "central lechera" que fue capaz incluso de fomentar el movimiento "tu dedo nos señala el camino".

Si había que quejarse de cómo juegan los rivales, se hacía. Si había que meterse con los árbitros, se hacía. Si había que meterse con el calendario, se hacía. Si había que meterse con Guardiola o algún jugador del Barça, se hacía. Si había que darle al Barça de patadas, se hacía. Si había que meter el autobús contra el Barça, se hacía...

"Mou, tú mandas", y cuando Mou manda y le haces caso a pies juntillas, es muy probable que ganes, porque la realidad es que su discurso funciona como nos muestra su currículum repleto de éxitos, pero ya desde la primera temporada pudimos ver algunos gestos que nos invitaban a pensar que "el mensaje podía agotarse".

27 de Abril de 2011, Real Madrid y Barça juegan la ida de la Champions, y el Barça se impone por 0-2. Los medios solo hablan de "Stark" y se omite tanto el espectáculo de Messi como especialmente uno de los primeros gestos importantes de Cristiano Ronaldo que realiza aspavientos tras presionar a la defensa del Barça y ver que nadie le acompaña, provocando la salida de Mourinho desde el banquillo para pedirle calma.

No le gusta a Cristiano Ronaldo jugar así. Ni a Cristiano, ni a Ozil, ni a Di Maria, ni a Xabi Alonso, ni a Marcelo, ni a Benzema, ni a Higuaín... vamos, a ninguno de los jugadores de enorme calidad técnica que tiene Mourinho y a los que a buen seguro les encantaría jugar como lo hace el Barça. Tener la pelota, reducir al rival y no dar la sensación de que solo encerrados atrás con un 27% de la posesión son capaces de ganar.

Eso funcionaba cuando estaba Guardiola y cuando no se había conseguido ganar la Liga, pero una vez ganada la Liga y sobre todo, una vez se consiguió echar a Guardiola, parece que los jugadores del Real Madrid ya no están dispuestos a realizar tantos sacrificios como antes.

La salida de Pep voluntaria o involuntariamente, parece haber agotado el "mensaje de Mourinho", que tras ganar la Liga la temporada pasada ya realizó unas declaraciones a las que sorprendentemente se les hizo muy poco caso: "hoy estamos un paso más cerca del Barça...", como reconociendo que eran peores que el rival, algo que no recuerdo haber escuchado en Mourinho nunca desde que llegara al Chelsea.

Sus palabras pienso que buscaban ser un mensaje para afición y plantilla, de que a pesar de haber ganado la Liga, se equivocaba quien pensara que la próxima temporada no se debía sufrir tanto o más que hasta ese momento. Él debió percibir que los jugadores tras ganar la Liga y conocer que Guardiola se iba, comenzaron a relajarse, y tras fallar ante Getafe y Sevilla, sus declaraciones lo dejan todavía más claro: "No estamos dispuestos a sufrir, por eso no ganamos. No tengo equipo"

Por esta razón era tan clave que el Barça no fallara en esta primera parte de la temporada. Por mucho que la Liga dure 38 jornadas, hay momentos y momentos a lo largo de la temporada, y en el actual, Mourinho tiene un problema con su plantilla, que será más o menos solucionable dependiendo de lo que nuestro Barça le permita.

Hemos conseguido ganar 4 partidos, dos convenciendo (Real y Getafe) y dos sin convencer (Osasuna y Valencia), por lo que no podemos ni mucho menos tirar las campanas al vuelo, ya que el +8 es más por defecto del Real Madrid, que por mérito nuestro - el año pasado si no recuerdo mal ganamos 9 partidos seguidos, y aún así no ganamos la Liga... -, es decir, toca trabajar igual o mejor para alcanzar nuestro mejor nivel competitivo, seguir ganando y seguir deprimiendo a un rival que parece ya no está dispuesto a "tragar" con todo con tal de ganar al Barça puesto que con la salida de Guardiola, parece que sienten cumplido su objetivo.

Los jugadores del Real Madrid ahora quieren otra cosa, y Mourinho no parece dispuesto a dársela. Él tiene su filosofía, su manera de llegar a la victoria, y dudo mucho que esté dispuesto a cambiar, por lo que sus problemas pueden agudizarse en las próximas semanas y no descartaría incluso su salida en el caso de que los jugadores sigan por ese camino, pero para ello el Barça tendrá que mantenerse firme, demostrando que sigue siendo el mejor equipo del mundo y que quien quiera ganarle tendrá que hacer el mismo esfuerzo que la temporada pasada o incluso más que eso.

Es momento de apretar los dientes, y no tener piedad. Estamos en Septiembre, la jornada 4 y queda toda la temporada por delante sí, pero este es sin duda alguna uno de los momentos más determinantes de la temporada, y de nosotros, del Barça, depende aprovecharlo o no. Si tenemos piedad, acabaremos pagándolo y muy caro, porque se invertirá la situación.

Vamos.

Últimos posts

Blogs destacados