La temporada del “niño maravilla”

Llegó la temporada pasada practicamente sin descanso. Vino a Barcelona a firmar, se marchó a jugar la Copa América, tuvo unos pocos días de vacaciones y practicamente sin conocer a sus compañeros y entrenador saltó a jugar como titular en el partido de ida de la Supercopa de España contra el Real Madrid.

No son estas las circunstancias más favorables para un jugador que acaba de llegar, que además cuenta con una gran presión por lo mucho que había costado y las expectativas que había generado y que contaba tan solo con 22 años.

Hoy, Alexis camina hacia los 24 años, ha superado su primera temporada en el Barça mínimo con un Bien en sus calificaciones, y a buen seguro está mucho más integrado en el equipo tras un año compartiendo vestuario y a las órdenes de unos técnicos que ya sabe lo que quieren de él.

Para colmo de males, las lesiones también le persiguieron, pero aún así fue capaz de aportar 15 goles en 37 partidos - en muchos no fue titular -, y dejar claro que posee unas condiciones espectaculares tanto para esto del fútbol como para el guión táctico que tenía Guardiola y seguramente mantendrá Vilanova.

De sobresaliente en el desmarque y la presión, de notable en el desborde y de bien alto en el juego de asociación, Alexis Sánchez es para mí el jugador de ataque más determinante con el que contamos tras Messi y estoy plenamente convencido de que si las lesiones le respetan un poco más, con el rodaje que adquirió la pasada temporada y el buen descanso que ha tenido este verano, será capaz de mejorar esas notas y convertirse en uno de los jugadores más importantes del Barça y del fútbol mundial.

Si tiene suerte con las lesiones muy osiblemente mejore sus registros goleadores, aunque al igual que Pedro, para nada Alexis Sánchez es solo goles o asistencias. Muy probablemente Vilanova continúe la política de Guardiola la pasada temporada variando su esquema en función de los adversarios y con ello jugadores como Alexis, Pedro o Villa verán más complicado hacer gol, pero las estadísticas no lo son todo, y sí el ofrecer al equipo las funciones diseñadas por el entrenador sea jugando por dentro - que con el 1-4-3-3 se mueven mucho más hacia dentro y por tanto llegan más fácil a gol... - o por fuera - pegándose mucho más a la banda para estirar la línea defensiva adversaria -.

Abróchense los cinturones, porque si las lesiones le respetan un poco más esta temporada, estoy plenamente convencido de que vibraremos con el fútbol  del "niño maravilla.

Últimos posts

Blogs destacados