La “era Tito”, una “era clave”.

Hoy sí podemos decir de manera definitiva que este ya no es el Barça de Guardiola. Desde hoy Tito Vilanova es el que manda sobre unos jugadores que serán los grandes responsables del éxito o fracaso en la nueva temporada que para mí ya comienza hoy con los primeros trabajos de una pretemporada que muchos suelen despreciar pero que suele mostrarnos el nivel de motivación y sed de victorias que tienen los jugadores.

Venimos de una temporada que se cerró con cuatro títulos, pero en la que se escaparon Liga y Champions, los dos más importantes, por lo que esta es la temporada con más presión de los últimos 4 años, una presión que crece mucho más si tenemos en cuenta la "sombra Guardiola".

El listón está demasiado alto y Vilanova necesitará de mucha personalidad para poder realizar bien su trabajo. Ser consciente de que las críticas existirán sean justas o no, y que por supuesto desde Madrid con Mourinho a la cabeza se continuará haciendo todo lo que sea necesario para intentar ganar, por lo que como bien ha hecho Guardiola durante estos 4 años, deberá contar con ello y saber abstraerse de críticas y rumores que solo buscan conseguir una mala frase o mal gesto de Vilanova para iniciar el proceso de fractura en el entorno barcelonista que ahora mismo parece estar totalmente con Tito Vilanova, pero estoy completamente seguro de que bastarían 2 o 3 malos resultados para que aparezcan críticas tales como "ser segundo no es lo mismo que ser primero", "le falta carácter", "le faltan conocimientos", "le falta experiencia", y demás reflexiones realizadas única y exclusivamente desde el resultado...

Es importantísima la "era Tito", porque como ya he dicho en innumerables ocasiones, no me fío de esta directiva por mucho que repita lo de que "pase lo que pase están con este modelo deportivo", y sigo convencido de que si llegara una mala temporada - que para mí solo llegaría por culpa de los jugadores, no por la incapacidad de Tito y mucho menos por la ineficacia del modelo deportivo - cambiarían su discurso con la misma facilidad que algunos que un año buscaban la excelencia a través del juego y al otro a través del resultado.

No creo que sea imposible ganar con otros modelos deportivos, pero sí estoy convencido de que sería muchísimo más difícil y que el barcelonismo a la larga no estaría contento con ello porque para una afición que está acostumbrada a ganar con un fútbol espectacular admirado por casi todos los aficionados del fútbol que hay por el mundo, y acostumbrados a hacerlo con gente "de casa", el ganar lo mismo o menos con un juego más aburrido y llenando el club de gente "de fuera", sería como pasar del caviar a unas raspas de sardinas y esto acabaría pasando factura desuniendo al barcelonismo y generando un clima de crispación que imposibilitaria conseguir la regularidad ganadora que el equipo ha exhibido en los últimos 22 años.

Es por este motivo que esta temporada me parece tan importante. De seguir ganando, realizar un cambio de modelo sería practicamente imposible, pero de no ser así, sería muy fácil argumentar que "se llevan dos años sin ganar, y un club como el Barça no se lo puede permitir..." y ejecutar un cambio de rumbo que podría llevar al club a un abismo similar al que ya vivimos en tiempos de Joan Gaspart.

Personalidad para que no afecten las críticas gratuitas. Personalidad para que no afecte una posible desconfianza de la directiva. Personalidad para poder domar los "egos" desde el primer día hasta el último. Personalidad para tomar la decisión de que jugadores importantes deben salir. La personalidad, es la clave.

Força Tito

Últimos posts

Blogs destacados