¡More Tenis!

El emotivo discurso de Murray

La final de Wimbledon del 2012 será recordada por muchos motivos, pero especialmente por uno. Andy Murray, que cayó ante Roger Federer por 4-6, 7-5, 6-3 y 6-4, apenas pudo articular palabra tras una final donde luchaba por poner fin a la 'maldición de Fred Perry': que fue el último británico en ganar el Grand Slam inglés. Lo hizo en 1936.

Además, el escocés volvió a perder en la final de un Grande, por lo que ya comparte el dudoso honor de poseer el récord negativo junto a Ivan Lendl de ser el único jugador en la era profesional en haber perdido las primeras cuatro finales de Grand Slam que jugó.

"Antes que nada quiero felicitar a Roger por su victoria, no está nada mal para un tipo con 30 años. Ha jugado un gran torneo y se merece esta victoria. También quiero felicitar a todo mi banquillo por el buen trabajo que han hecho durante todo el torneo. Y para acabar quiero agradeceros a todos vosotros las muestras de apoyo. Todo el mundo habla de los difícil que es jugar aquí en Wimbledon para nosotros pero que estéis ahí lo hace mucho más fácil y el apoyo durante toda la semana ha sido increíble", explicó Murray.

Quizá el peso de la historia y la presión agarrotaron el juego del jugador escocés, que poco pudo hacer ante un Federer que jugó uno de los mejores partidos que se le recuerdan en el Grand Slam inglés.

El consuelo que le queda a Andy, es que nunca hasta la fecha no se había visto una ovación tan emotiva como la que le dedicó la pista central del All England Club al que es sin duda la gran esperanza del público británico para reconquistar Wimbledon de una vez por todas.

Últimos posts

Blogs destacados