Pie a fondo

Dani Sordo, ante días cruciales para su futuro

Durante la presentación del libro de Jaime Alguersuari senior ("Tu hijo puede ser un crack") charlábamos con Carlos Sainz sobre el Mundial de Rallies,  acerca del presente de algunos pilotos, y del futuro que puede deparar la llegada de Volkswagen al campeonato el próximo año. Un proyecto en el que el propio Sainz está jugando un papel fundamental.

Hablábamos sobre el talento de Latvala, pero también de su mala cabeza. Salió también a relucir ("tenemos una buena cantera ahí")  el grupo de pilotos que corren con Skoda, como Andreas Mikkelsen y Juho Hanninen, quienes están manteniendo un espectacular duelo en el IRC. El Rallie de Irlanda fue especialmente memorable en este sentido.

Y fue el propio Sainz quien sacó a relucir a Dani Sordo, "lo está haciendo muy bien", nos decía Carlos. Que me perdone entonces Sainz si malinterpreto la conversación sobre Sordo, porque intuí un genuino interés en la trayectoria del piloto cántabro, quizás de cara a un posible futuro en el equipo alemán. Lo cierto es que candidatos no van a faltar. Incluso se ha llegado a especular que Latvala ya estaba fichado por Volkswagen para el próximo año. Pero que Sordo pudiera entrar en la órbita del fabricante alemán sería fantástico. Y que Sainz pueda tener voz y voto en la evolución de su equipo de rallies, también.

Viene a cuento lo anterior porque, desde mi personal punto de vista, Sordo afronta en estos meses  uno de los momentos más importantes  y, quién sabe si decisivos, de su carrera. Porque,  pesar de la fragilidad del programa de Mini, el cántabro también puede estar sentando las bases para un futuro más estable y satisfactorio en el Mundial desde el punto de vista  deportivo y personal.

En su día, y muy a nuestro pesar,  nos mostramos duros en esta misma columna sobre el enfoque que Daniel Sordo  estaba dando a su carrera deportiva en la época de Citröen. Y nos encanta ser los primeros en reconocer la evolución que está experimentando desde entonces, logrando  además mantener a flote su carrera en momentos sumamente complicados. Todos sabemos que de la adversidad pueden salir los mayores éxitos. Porque  a veces es en los momentos más difíciles cuando el destino nos ofrece las opciones más inesperadas.

Viene a cuento lo anterior porque a Dani Sordo le han surgido en estas últimas fechas dos oportunidades para demostrar tu capacidad y valía. Por un lado, el cántabro tomará parte en el IRC frente a los habituales del campeonato, entre los que se encuentra el grueso de esa "cantera" de Volkswagen (Mikelsen, Hanninen, los jóvenes Wiegand  y Jassner Jr…) Es una oportunidad para medirse frente a ellos, especialmente ante los dos primeros. Sobre el papel, Sordo no debería tener rivales con ellos, y no vendría nada mal visualizarlo en el asfalto.

Pero, dadas sus circunstancias actuales, será en el Rallie de Argentina donde el piloto cántabro afronta un gran desafío, donde puede confirmar con su actuación que merece un asiento en uno de los equipos oficiales del presente o del futuro. De Ford (si Latvala finalmente terminara en Volkswagen en 2013), en el seno del equipo alemán (con Sainz dentro), o si Toyota volviera al Mundial a medio plazo.  Porque en futuro de Mini es incierto,  aunque en el Rallie de Montecarlo el piloto cántabro lograra un resultado monumental. Es posible que si Sordo consigue un resultado destacado en Argentina  pueda tener más relevancia que toda la temporada con el equipo británico.

Quizás el propio el mismo Sordo no esté de acuerdo con la apreciación porque una carrera deportiva se forja a lo largo de todo el camino pero, desde fuera, los dos próximos meses pueden ser cruciales para sus oportunidades de futuro. Que debería ser las de permitirle luchar regularmente por la victoria en el Campeonato del Mundo de Rallies.

Últimos posts

Blogs destacados