Pie a fondo

Michel Vaillant: cuando la ficción se hizo realidad en el WTCC

Es una historia diferente. Es ficción, pero también es real. Nunca se ha dado otra igual. Ocurrió en el Campeonato del Mundo de Turismos, el pasado fin de semana.

El equipo Chevrolet decidió aceptar la propuesta de convertir a uno de sus pilotos en un personaje de cómic. O la inversa. Así, Michel Vaillant, el famoso piloto  protagonista de una larga serie de cómics, iba a competir en Portugal. La aventura en la vida real serviría para crear otra nueva entrega que saldrá después del verano.  Si lo que ocurrió en Portimao será  finalmente dibujado, será una preciosa historia con un final que pocos esperaban, pero todos  que todos hubieramos deseado leer en el cómic.

El piloto Michel Vaillant nació en 1957, creado por  el dibujante Jean Graton. Desde entonces, y sobre el papel, ha competido en todo tipo de campeonatos, modalidades y vehículos, y frente a personajes de ficción y reales. La calidad de sus dibujos siempre fue extraordinaria, así como su realismo y las historias que desarrolla.  Lástima que pocos de sus títulos se publicaron en castellano.

Curiosamente, el suizo Alain Menu, uno de los tres pilotos oficiales de Chevrolet, tiene un gran parecido físico con el Vaillant del cómic. Además, Menú desde su infancia siempre fue un gran seguidor del personaje, "de quien incluso he aprendido algunos trucos", reconocía el otro día. Pues bien, ambos se fundieron en uno, y salieron a competir a la pista de Portimao el pasado fin de semana.

Casco, guantes, mono, hasta sus famosas gafas cuadradas.. Menú vistió como Michel Vaillant. Su coche se decoró con los colores de su equipo familiar, el Vaillante. El box, los camiones, todo se transformó y decoró a conciencia. El máximo responsable del equipo, Eric Neve, se convirtió en el hermano mayor de Michel, Jean Pierre, el jefe de equipo de Michel. En los gráficos televisivos de la carrera, aparecía el nombre del personaje junto al famoso logotipo  de su equipo. Los puntos que lograra Vaillant en carrera serían para Alain Menu en la clasificación de pilotos.

En el programa resumen de Eurosport, cuando se entrevistaba a Menú,  el suizo contestaba como si fuera Vaillant, con su gorra calada para no mostrar su rostro. Hablaba como  un recién llegado al campeonato, de sus problemas, del nivel que se había encontrado en sus rivales, de sus problemas técnicos…Que, en la realidad, los tuvo, y muchos.

Porque el fin de semana comenzó mal para Vaillant/Menú. Con una mala posición en entrenamientos, solo pudo remontar hasta  el quinto puesto final en la primera carrera. Se antojaba una actuación anónima, cuando menos se necesitaba. Una carambola en la última sesión de entrenamientos dejó a Vaillant/Menu en la novena posición de parrilla, lo que significaba salir en primera línea en la segunda carrera. Había una oportunidad.

El equipo hizo algunos cambios de última hora para poder mejorar el coche antes de la última prueba. En la arrancada, Vaillant/Menu salió como un disparo, se puso en primera posición y, contra todo pronóstico, mantuvo un ritmo espectacular que nadie pudo seguir. Y así, Michel Vaillant ganó en su primera aparición en el Mundial de Turismos. Al podio subió el personaje, el piloto y  Philippe Graton, hijo del creador de Michel Vaillant. Fue empapado en champan, y, extasiado, se abrazó a Menu/Vaillant con el trofeo en la mano.

En el magnífico resumen que ofreció Eurosport, en el último plano, se veía la figura real de Vaillant/Menu andando por la línea de boxes, solo, de espaldas a la cámara. De repente, el piloto real se convirtió en un dibujo creado expresamente para la ocasión por el equipo de Phillipe Graton. Entonces, más que nunca, y por primera vez en la historia del automovilismo, la ficción y la realidad caminaron juntas de la mano.

Últimos posts

Blogs destacados