Pie a fondo

¿Debe reclamar Ferrari por la maniobra de Vettel?

Puede que sea justo, pero no inteligente. Ferrari no debería reclamar a la FIA por el tema de las banderas amarillas con Vettel en el Gran Premio de Brasil. Obviamente, es una opinión meramente personal, y es el equipo italiano y sus responsables quien deberían tomar la última palabra. Pero hay algunos argumentos que, sobre el papel, invitan seriamente a considerar tal decisión.

Para empezar, es evidente la infracción de Vettel al adelantar a Vergne. Aunque eso sí, la maniobra es muy crítica y ajustada. Pero de lo que  se trata ahora es de juzgarla a "toro pasado" (nunca mejor dicho, era inevitable la mala broma), es decir, con el partido acabado y sin que el árbitro la hubiera pitado previamente.  Con todos los problemas que luego acarrea intentar juzgarla a posteriori. No olvidemos que Ferrari también pudo reclamar la sanción durante la carrera y  tampoco lo hizo.

Ferrari debe analizar si —problemas de procedimiento legal al margen - compensa entrar en un campo de minas mediático al reclamar una sanción para Vettel. Y en una situación muy especial, la de pelear no los puntos en juego en un partido, sino de la Liga entera. Y estos son palabras mayores que no se ventilan de manera discreta en un despacho.

Aunque el equipo Ferrari pueda sentirse amparado por razones legales para solicitar a la FIA una sanción a Vettel, podría sufrir un efecto "boomerang" a nivel internacional. Porque la lógica sensibilidad al tema que se tiene en España no es la misma en otros países.  Y, aunque le asista la razón al equipo italiano, podría encontrarse con una respuesta muy negativa. La "pataleta del mal perdedor", simplificando la imagen.

Hoy, Alonso tiene el apoyo moral del público por su actuación en la pista en 2012 . Lograr este en un despacho podría convertirse en un arma de doble filo, en un riesgo que conviene valorar adecuadamente. Además  y por encima de un equipo de Fórmula 1, Ferrari es un símbolo carismático, un fabricante de automóviles selectivo y de alto nivel, cuyo mercado es un público que podría no compartir el tiroteo mediático al que quedaría sometida la imagen de la marca.

Y, pero, por encima de todo, si Fernando Alonso ha de lograr un tercer título, que sea en la pista. Porque lo ha merecido sobradamente con su talento, pero no por una pugna entre abogados y juristas. Apostaría que él piensa igual. Muchas veces, lo que pide el cuerpo puede ser justo. Pero no lo más inteligente.

Javier Rubio

Últimos posts

Blogs destacados