Rafael Benitez

Contundente Alemania

Alemania se ha convertido en la segunda semifinalista de esta edición de 2012 del Campeonato de Europa de Selecciones Nacionales de Fútbol. Su amplia victoria ante Grecia, de la que habría mucho que matizar y a ello iremos enseguida, le coloca en posición de privilegio y a la espera del equipo que salga del cruce que han de dilucidar el domingo Inglaterra e Italia.

El bloque de Joachim Löw hizo buenos los presagios y fue rotundamente superior a su rival. Lo que pasa es que esa superioridad fue casi estéril en la primera mitad de cara al marcador y en la segunda resultó mucho más concluyente. Que Alemania tiene un enorme potencial no se le esconde a nadie. Pero es que hoy quedó confirmado con los cambios introducidos en su once titular. Jugadores como Reus, Schürrle y Klose hicieron su papel y le dieron calidad y energía al ataque germano mientras permitían, con la rotación, que hombres que habían venido actuando con asiduidad pudieran tomarse un respiro. Grecia partía de inicio con el gran hándicap de la ausencia por sanción de Karagounis y su técnico hubo de maniobrar para situar a Salpingidis como delantero, con Ninis y Samaras en las bandas. El sistema heleno, que pretendía ser un 1-4-3-3, era realmente un 1-4-1-4-1 vistas las variaciones referidas que se vio obligado a hacer. Y con un talante eminentemente defensivo además. Los alemanes, por su parte, continuaron fieles a su productivo 1-4-2-3-1, con la variación de hombres ya analizada.

Durante la primera parte ya fue total el dominio alemán por mucho que no se viese reflejada esa variable en tanteador. Y además con significativos detalles, como que Samaras, un atacante, fuera amonestado a los 14 minutos después de haber cometido hasta tres faltas en labores defensivas. La posesión para los germanos estaba en torno al 70% y el equipo griego había fases de este primer periodo en las que defendía con casi todo el mundo al borde del área, excepción hecha de su delantero. No era fácil encontrar el camino del gol, pero entre los minutos 22 y 24 pudimos contabilizar hasta cuatro ocasiones de gol germanas con pronunciamientos favorables para convertirse en realidad. Justo después aumentó la intensidad de los ataques alemanes, con sendos tiros de Schürrle o Khedira, hasta que llegó el gol en el minuto 38, con un espléndido tiro desde fuera del área de Lahn. Tras el tanto y justo antes del descanso, todavía podemos añadir al recital de ocasiones dos tiros cruzados del mismo Schürrle haciendo lo que suele hacer con frecuencia en la Bundesliga. Dribla hacia la derecha y tira con la pierna de ese lado al palo alejado. Como detalle de esa notoria superioridad alemana podemos también destacar una testimonial intervención de un muy adelantado Neuer y otra en el círculo central en la que el meta daba apoyo a sus compañeros.

Del bloque de Fernando Santos poco podemos añadir, porque estaba tan ocupado en labores defensivas que apenas miraron la portería contraria.

La sentencia

Buscando una reacción, el equipo griego realizó en el descanso dos de sus tres sustituciones. Entraron Gekas por Ninis, ocupando su posición habitual de delantero, y Fotakis en lugar de Tzavellas, para colocarse como lateral izquierdo, la misma demarcación del hombre que sustituyó. Eso supuso también que Salpingidis volviese a la banda, donde había tenido sus mejores actuaciones llegando al área rival desde atrás, y se pudo apreciar esa efectividad en el minuto 54, en la jugada del contragolpe que derivó que en el empate firmado por Samaras aunque quien lo condujo fue él.

Lejos de achicarse, Alemania reaccionó poniendo incluso más empeño en sus labores de ataque y fruto de ello el partido derivó, a partir de ahí, en goleada. Enfrente, Grecia retrocedía cada vez más tratando de defender el empate y llego al punto de situar su línea de zagueros en el borde del área pequeña durante fases de juego abierto. En el minuto 61, Khedira hizo un gran gol de volea, llegando desde atrás, y certificó el 2-1 que acababa con las esperanzas de los helenos. Miller entra por Schürrle en el minuto 67 y se coloca en la derecha, pasando Reus a la izquierda, y coincide unos segundos más tarde con el gol de cabeza Klose, al rematar un córner en una salida fallida del portero de Grecia. Era el 3-1. Pero como Alemania seguía creando ocasiones, llegó el cuarto en el minuto 73, en un gran pase en profundidad de Özil para Miller que aprovecha Reus para, también de volea, certificar el rechace.

No acababa ahí el partido ya que tuvimos la ocasión de ver un gol de Salpingidis, conseguido desde el punto de penalti por unas manos de Boateng cuando le había dado la espalda al balón.

En resumen, Alemania justa vencedora del partido y mantiene su vitola de favorita para estar en la final del próximo día 1. De momento, ya aguarda en semifinales.

Post extraído de www.rafabenitez.com

Últimos posts

Blogs destacados