Renglones Torcidos

La cláusula del miedo del Madrid vale 50.000€

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid

Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid, se olvida algunas veces de lo que dice públicamente y además lo incumple de forma reiterada. Supongo que su incursión en el mundo de la política le sirvió para practicar esa expresión del "Donde dije digo, digo Diego", que es una manera de no respetar los compromisos adquiridos. No se puede decir que Pérez realiza muchas apariciones públicas, pero las que están registradas en video se pueden consultar en Internet. "Esa clausula no es digna del Real Madrid". La frase fue pronunciada en el programa 59 segundos de TVE, el 2 de junio de 2009 después de una pregunta formulada por el compañero José Antonio Abellán , sobre la caballerosidad de un club como el Real Madrid que impedía a los jugadores que vendía, en cesión encubierta (contrato de venta con opción de recompra) enfrentarse al equipo blanco. El periodista le recordó que ni el FC Barcelona, ni el Milán, ni el Manchester, el Bayern o el Liverpool, entre otros, utilizaban esta clausula indigna.

He repasado aquella entrevista en la página web de RTVE.es, y puedo asegurar que Florentino dijo: "Ya sabe que hay una manera de vulnerar esa cláusula y es venderlo y si juega pagar mucho más". Es decir, Florentino anuncia en ese programa que si el club de destino quiere alinear a ese jugador ante el Real Madrid tendrá una penalización económica elevada que servirá para disuadir al entrenador de alinearlo. Es una presión consentida por el equipo que recibe el préstamo o la compra, por imposición del vendedor. Al final y aprovechando las palabras de Abellán, Florentino sentenció "Sí, no es digno del Real Madrid". Han pasado tres años y tres meses de competición y el club no ha respetado el compromiso público de su presidente y aplica la cláusula económica, sin ningún rubor. Son testigos directos y protagonistas de esta tropelía jugadores como Drenthe, Canales, Pedro León, Portillo o Negredo. El caso del ahora madridista Callejón es otro buen ejemplo, fue traspasado al RCD Espanyol, pero estuvo dos temporadas sin enfrentarse a su ex equipo por la cláusula del miedo.

La imagen del futbolista como un esclavo, con sus grilletes y humillado es una figura retórica que da mucho juego en los medios de comunicación y que no se corresponde con la realidad, aunque algunas veces se convierta en real. Ejercer este veto mediante la clausula de no alineación o la coacción del impuesto económico es un acto ignominioso que vulnera cualquier espíritu de libertad laboral y deportiva. Como escribe el periodista Ramón Solsona "Esta cláusula adultera la competición, permite a un equipo poderoso ir colocando a sus figuras que están en formación o en declive para que jueguen contra terceros, es decir, sólo contra rivales. Es un feudalismo bendecido por las altas instancias".

Si hasta ahora habíamos conocido los casos mencionados y que afectaban a la Primera División, ahora esa "Cláusula del miedo" se aplica en otras categorías como la Segunda División B. Josep Señé, centrocampista catalán cedido por el Real Madrid C al Real Oviedo no podrá jugar el domingo en el Carlos Tartiere frente a su antiguo club, en partido del Grupo I. El entrenador del equipo azulón, Félix Sarriugarte, sabe que si alinea a Señe su club deberá abonar al Real Madrid una compensación económica de 50.000€. La situación angustiosa por la que atraviesa el club asturiano impide cualquier solución que no pase por dejar al futbolista en la grada. "Esa clausula no es digna del Real Madrid". Palabra de Florentino…

Últimos posts

Blogs destacados