Renglones Torcidos

El clan de los portugueses

Pepe y Crstiano Ronaldo en un partido con PortugalEs posible que a Képler Laveran Lima Ferreira, el defensa portugués del Real Madrid, le asista la razón cuando afirma de forma categórica que él y sus compatriotas “nos sentimos perseguidos”. Se refiere al clan de los portugueses. Analizaremos cada caso y las razones de la supuesta animadversión, significando que Pepe también establece diferencias entre sus compañeros y el entrenador.

Antes sería bueno reflexionar sobre los motivos del disgusto. Pocas sensaciones causan tanto malestar como la certeza de que alguien de nuestro entorno “no nos quiere”. Sabernos censurados y rechazados hace tambalear nuestra autoestima. Nos inquieta percibir la falta de simpatía hacia nosotros. Cuando notamos frialdad, indiferencia o aversión por parte de alguien, nuestra primera conclusión es que hemos cometido algún error. Si esta situación o estado de ánimo lo trasladamos a un entorno tan polémico como el fútbol de élite y a un equipo con tanta repercusión mediática como el Real Madrid nos encontramos con un problema. La ausencia de cariño ya la vivimos hace unas semanas con la tristeza de Cristiano, estamos pues en el segundo acto de la función.

Tras la necesidad de gustar y complacer a todo el mundo se oculta una inseguridad enfermiza. Decir que "Somos extranjeros, y eso se nota hasta en las preferencias de los medios de comunicación. Si tuvieran que escoger entre un portugués y un español, ni necesitan pensarlo dos veces" es no entender que las relaciones humanas son muy complejas. Recuerdo siempre aquella máxima de que “¿Somos lo que creemos ser o somos lo que la gente opina de nosotros?”. Partiendo de esta premisa creo que Pepe tiene una opinión distorsionada de su realidad. Juzgar a alguien por sus actos es mejor que hacerlo por sus palabras, en el caso del defensa su comportamiento en el terreno de juego está lleno de borrones. Es innecesario detallar cada una de sus pérdidas de control con el fin de evitar el escarnio. A su compañero Cristiano se le recordará siempre por sus goles y a él por su triste y violenta entrada a Casquero. Cada uno debe responsabilizarse de sus errores y vivir con ellos.

Alinearse con Mourinho es vivir sobre un alambre, ejercer el funambulismo. Pepe insiste en este arte circense: "Para alcanzar a Mourinho tienen también que atacar a los otros portugueses del equipo". La fórmula no es la que apunta el brasileño nacionalizado portugués. Es más justo apuntar que todo aquel que sigue y difunde la doctrina de “El Mesías” es juzgado de igual forma. El líder de este grupo no es futbolista, ni entrenador, se trata de Jorge Paulo Agostinho Mendes, el intermediario que se ha hecho más millonario colocando compatriotas en el Real Madrid. Uno de ellos, Fábio Alexandre Silva Coentrão, no ha sido criticado por su juego que está al nivel requerido. Fueron sus patrocinadores, intermediario y entrenador, los que le pusieron al pie de los caballos por los 30 millones de euros que costó su traspaso. Ricardo Alberto Silveira Carvalho llegó por petición expresa de Mourinho en 2010, la primera temporada jugó 31 partidos de Liga, la segunda desapareció (8 partidos de Liga) y se mantiene en el club con la protección del entrenador.

[Te puede interesar: La Décima a cualquier precio]

Me queda analizar la figura de Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro en relación a las palabras de Pepe: "Cristiano debía tener otro tratamiento por parte de la prensa y hasta de algunos hinchas" Aquí tiene razón el defensa. No debería tener tantas portadas y quizás mostrarse menos distante, menos engreído y más natural. Su muslo, su enfrentamiento con las aficiones visitantes y su permanente estado de enfado por no ser venerado como el mejor le llevan a ese rechazo. Quien se hace esclavo de la opinión ajena tiene una autoestima tan baja que solo siente que existe cuando recibe halagos o es aprobado por su entorno.

La última frase de Pepe, llena de maldad y rencor fue: "España nunca tuvo un jugador merecedor del Balón de Oro". Necio pensamiento el suyo, no sabe que Luis Suarez lo consiguió en 1960 y fue nominado en tres ocasiones más. También otros madridistas como Amancio Amaro (1964), Emilio Butragueño (1986-1987) y Raúl González (2001) estuvieron entre los tres mejores. Además Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Fernando Torres han sido finalistas los últimos años. Sería bueno recordarle a Pepe la frase de su admirado compatriota José Saramago, premio Nobel de literatura: "El menor de los males de nuestra civilización es la indiferencia y el mayor la violencia y ahora nos movemos inevitablemente entre ambos polos negativos"

Últimos posts

Blogs destacados