Renglones Torcidos

La Décima del Madrid

Hacía 32 años que el Real Madrid había perdido el contacto con la Copa de Europa, el mejor de los torneos a nivel de clubes. En aquella temporada 1997-98 el equipo que dirigía Jupp Heynckes había estado deambulando por la liga sin rumbo. Aunque acabo segundo a once puntos del Barcelona, había llegado a pasar por un bache al final de la primera vuelta que le colocó en la sexta posición de la tabla. Doce derrotas y cinco empates, casi los mismos datos que el Mallorca, que fue tercero. Solo una alegría para el equipo blanco: los 25 goles de Raúl González que le otorgaron el titulo de máximo anotador aquella temporada. Los Mijatovic, Hiero, Sanchis, Panucci, Suker, Redondo, Morientes, Raúl y compañía pasaron de la decepción liguera al éxtasis europeo gracias a la Champions League. 32 años después de la sexta (la última en blanco y negro) llegaba La Séptima, un periodo muy largo para un club tan importante. Es difícil olvidar aquel 20 de mayo de 1998 para los que estuvimos en Ámsterdam. La autogestión del equipo y una larga conversación la noche anterior hizo que los jugadores pusieran un punto y aparte a lo frustrante actuación en La Liga.

Encuentro algunas similitudes entre aquella temporada 1998-99 y la que acabamos de iniciar. Los ocho puntos que el Barça le saca de renta al Real Madrid, cuando solo han transcurrido cuatro jornadas de la Liga no permiten asegurar que los azulgrana tengan el titulo más cerca, pero si nos dejan ver que el cambio de ciclo pronosticado por lo adictos a la causa blanca ha sido solo un espejismo falaz. El valor de la diferencia no esta en la distancia numérica entre ambos equipos, se trata de lo que sucede en el terreno de juego. Un Barça fiel a una idea, incluso mejorada, que le otorga muchas variantes de juego, fidelidad a los conceptos y asegurar los resultados frente a un Real Madrid desconcertado, sin ritmo, sin físico y sin una idea de fútbol que le permita situarse en el campo y asustar a los rivales más allá de la contundencia goleadora que no ha llegado todavía.

Un titulo por temporada es buena renta para cualquier equipo menos para el Real Madrid o el FC Barcelona. Ellos están obligados a más. Por orden de prioridades hay tres trofeos: Champions, Liga y Copa, el resto son amistosos de verano que sirven para llenar vitrinas pero que no otorgan prestigio. La decepción de la pasada temporada, pese a la venta que hicieron blancos y azulgranas por sus victorias locales (Liga y Copa), forma parte del conformismo que lo mediático necesita para seguir vendiendo ejemplares o alimentando a oyentes y espectadores. Estamos ante un periodo que impone, por presupuesto y plantillas, la victoria en la Champions de uno de los dos grandes conjuntos españoles. Fracaso el Real Madrid frente al Bayern y también el Barça con el Chelsea, decir otra cosa es poner paños calientes a una realidad solo cuestionable desde las escasas posibilidades que tienen el resto de clubes.

El equipo de Mourinho ha demostrado que su gran aval de la pasada temporada, la regularidad ha quedado en el olvido. La capacidad de arrollar a sus rivales con un saco de goles, para alcanzar una cifra histórica (121) ha desparecido. En 38 partidos perdió dos y empató cuatro. Esta temporada en 4 partidos acumula dos derrotas, un empate, una victoria y cinco goles marcados, los mismos que anotaba en un solo partido. Sin precisión y constancia solo queda apelar a la épica o a recuperar momentos estelares. La Champions no requiere de regularidad, hay que estar fino de forma puntual, no es preciso tener constancia solo acierto ocasional. Por eso creo que con una plantilla como la que se le ha descontrolado al técnico portugués, sus armas de presión le permitirán tensionar al equipo para solventar los doce partidos que le llevarían a Londres el 25 de Mayo del próximo año. Once años después de La Novena puede llegar La Décima y Mourinho, dispuesto a pelear en todos los frentes, tiene obsesión por "La Orejona". Como decía un amigo mio: "El que no se consuela es porque no quiere".

Últimos posts

Blogs destacados