Renglones Torcidos

Futbolistas homosexuales

"Hay cerca de medio millón de futbolistas profesionales en todo el mundo. Ninguno de ellos se ha declarado abiertamente homosexual. Aficionados al fútbol están ahora desafiando a las organizaciones que rigen este deporte para que se opongan a la cultura de secretismo que rodea a los jugadores homosexuales". Son palabras de Ellis Cashmore, un investigador y profesor de la Universidad de Staffordshire que junto a su compañero Jamie Cleland, ex portero del Coventry City, realizaron una encuesta entre más de 3.000 aficionados y profesionales de fútbol inglés y postularon algunas conclusiones interesantes: "De los jugadores profesionales, entrenadores y árbitros encuestados, más de uno de cada cuatro (el 27 por ciento) conocen personalmente a jugadores homosexuales actualmente en el terreno de juego, a pesar de que ninguno ha dado el paso para salir del armario". Entiendo que ahora con la Eurocopa en marcha y el delantero italiano Antonio Cassano declarando que: "Espero que no haya ningún homosexual en la selección nacional", el asunto vuelve a primer plano de debate.

Ser homosexual no ha afectado a la carrera profesional de actores, músicos, jueces, políticos y presentadores de televisión, pero si influiría negativamente en la imagen de un futbolista. En el fútbol se practica la homofobia y por tanto cualquier relación con una realidad social es imposible. Algunos sociólogos, desconocedores del entorno futbolístico,  creen que "El primer futbolista gay que salga del armario tendrá grandes oportunidades publicitarias". Esa afirmación no es cierta. El primer futbolista que anunció que era homosexual durante su carrera profesional, Justin Fashanu,
se enfrentó a insultos racistas por parte de la grada y acabó suicidándose en 1998 a la edad de 37 años.

Justin Fashanu era uno de los más prometedores jugadores del Reino Unido, cuando jugaba en el Norwich City. En 1981, el Nottingham Forest pagó por él 1 millón de libras esterlinas por su fichaje. Fashanu tenía clara su sexualidad. Aunque no se había hecho pública, sus correrías nocturnas llegaron a los oídos del entrenador del Forest, Brian Clough. En su biografía el técnico detalla una conversación con el jugador: "Si quieres una barra de pan, ¿adónde vas? Al panadero, supongo. Si quieres una pierna de cordero, al carnicero. Entonces, ¿por qué sigues yendo a esos malditos clubs de maricones?". Clough llegó a apartar a Fashanu del equipo y ahí empezó el calvario del prometedor jugador por varios equipos ingleses, incluyendo aventuras en Estados Unidos y Canadá. Regresó a Inglaterra, jugó en el Manchester City, en el West Ham y en el Leyton Orient. Estando en este equipo, el 22 de octubre de 1990, el diario sensacionalista "The Sun" publicó una entrevista exclusiva con Fashanu en la que el jugador declaraba su homosexualidad y además, relataba que había tenido un affaire con un parlamentario conservador casado.

Han pasado 22 años y ningún otro futbolista se ha declarado abiertamente homosexual. Ahora Cassano ha vuelto a destapar este tema tabú: "¿Si hay maricones en el vestuario? Es un problema de ellos y no me afecta." Esta respuesta surge por las polémicas declaraciones hechas por un conocido periodista italiano en una reciente entrevista, en la que aseguraba que en la selección italiana hay dos homosexuales. ¿Qué pasaría si hoy un jugador de la selección española declarara su homosexualidad? ¿Perdería el cariño de la afición? ¿Sería repudiado por sus compañeros? ¿Prescindiría Vicente del Bosque de su participación? ¿Le eliminarían de los spots publicitarios? Estas y otras preguntas permanecerán por el momento sin respuesta. Lo que sí sabemos es que el fútbol es homófobo y machista. Un mundo alejado de una realidad social que castigo a Michel por su ingenua acción sobre Valderrama con un cántico que define la animadversión hacia una orientación sexual. "Eu non creo nas meigas, mais habelas, hainas"

José Joaquín Brotons


Últimos posts

Blogs destacados