Renglones Torcidos

Guardiola deja huérfano a Mourinho

Pasaran los años y seguiremos recordando el juego del Barça de Guardiola. Pasaran los años y seguiremos recordando las broncas de Mourinho. Pep se quedó con el fútbol y Mou con la provocación. La vida es caprichosa y la coincidencia en el tiempo les situó frente a frente, en las dos trincheras más combativas del fútbol español. Esa concurrencia ha hecho más grande a Guardiola y más radical a Mou. El mejor entrenador de la historia reciente, que hizo posible el mejor equipo de la historia se va y deja huérfano a su antagonista deportivo. Ya nada será igual para Mou, Tito Vilanova es un segundo que tiene que ganarse la condición de primer entrenador. Gloria para Guardiola que deja en la tierra al hombre que solo pudo reinar en la sala de prensa. El portugués ayudo con su estilo bronco a que el catalán remarcara las distancias personales en el fondo y en las formas. Sera difícil igualar un balance deportivo tan espectacular. Pep ha ganado 14 de 19 títulos posibles (todos menos 1 liga, 2 UCL y 2 Copas del Rey). Es el técnico más laureado en la historia del Barça y también de la última década, a nivel mundial. La secuencia de títulos de Pep parece algo más que una alineación 3-4-3-4. Fue fiel hasta en los números de su palmarés.

Los poetas siempre fueron la debilidad de Guardiola: Miquel Marti i Pol, Lluis Llach, Joan Manuel Serrat. "No esperes a que se acaben para desear las cosas más que nunca ni a responder las preguntas cuando los otros se callen", escribió Serrat. Ha empezado el tiempo de silencio para Guardiola. Atrás quedan cuatro años,  547 ruedas de prensa, 272 horas y 11 días para explicar a los periodistas su mensaje. A los aficionados les brindó 247 partidos oficiales, con 179 victorias (72%), 47 empates (19%) y 21 derrotas (9%). Utilizó 57 futbolistas diferentes en sus cuatro temporadas, 35 de ellos de la cantera. Supo ganar y supo perder, se quejó como todos, utilizando el respeto y la educación. Su último año fue un suplió personal. "No esperes de ningún modo que se dignen consentir tú acceso al porvenir los que hoy arrasan con todo". Sintió la soledad, sufrió por sus amigos y le demostró al vestuario que sin luchar no se puede vivir. Pusieron en duda su forma de ser, difamaron sobre su educación, le acusaron de "mear colonia", el famoso "entorno azulgrana" fue enemigo hasta en la victoria y pronunciaron su nombre en vano. Quisieron ver una traición en donde solo hay amistad y pusieron en su boca palabras chulescas que nunca pronunció. "No esperes el consentimiento ni a que te proporcionen un manual, ni a que el horóscopo te sea propicio, ni a que el cielo te mande una señal".

Nos acordaremos de Guardiola y de su fútbol muchos años y les contaremos a las generaciones que nos sucedan que tuvimos la suerte de vivir esa época. Nosotros estábamos allí. Ha llegado el momento de las despedidas, de decirle a Pep Guardiola adiós. Nada mejor que utilizar la letra de la canción "Que Tinguem Sort" del poeta Lluis Llach:

"Si em dius adéu,
vull que el dia sigui net i clar,
que cap ocell
trenqui l'harmonia del seu cant.
Que tinguis sort
i que trobis el que t'ha mancat
en mi."

"Si me dices adiós,
quiero que el día sea limpio y claro,
que ningún pájaro
rompa la armonía de su canto.
Que tengas suerte
y que encuentres lo que te ha faltado
en mí."

Últimos posts

Blogs destacados