Renglones Torcidos

El indulto del Rey Villar

Siempre pensé que el indulto era una prerrogativa que tenía el Rey para extinguir la responsabilidad penal de un condenado. Observo que el presidente de la Real Federación, Angel María Villar, el Rey del fútbol desde hace 24 años, ha utilizado también ese privilegio para indultar a un grupo de personas adscritas a la disciplina federativa. "El indulto es una decisión no interesada ni sesgada. Son medidas que afectan a cientos de personas. No son sectarias y por tanto, está fuera de lugar extraer conclusiones interesadas", defendió el monarca de Las Rozas (sede federativa) para justificar una medida que causó polémica por figurar en la lista de agraciados el señor José Mourinho. El indulto es una gracia que Villar aplica cuando es reelegido como presidente o cuando la selección obtiene un gran éxito: Copa del Mundo o Eurocopa y por tanto no es la primera vez que la utiliza. La utilización  de este privilegio debería ser considerada como un hecho positivo, de buena voluntad y con el interés de pacificar situaciones que con el tiempo merecen un tratamiento distinto. Villar indulta en busca de paz y no de guerra.

La decisión sería asumible para la opinión pública si los agraciados fueran solo  futbolistas ya que se trata de liberar del cumplimiento de la sanción a todos aquellos implicados que fueron sancionados con cuatro o menos partidos, siempre que no hubieran agredido a un árbitro (por eso Benítez del Granada se queda fuera del beneficio). La gente que cometió una falta disciplinaria considerada como leve se le exime del cumplimiento de la pena, aunque sigue siendo culpable del delito cometido. Es importante no confundir 'indulto' con 'amnistía' ya que en este último caso también se perdona el delito. Insisto en estos términos jurídicos porque la concesión del indulto no significa la rehabilitación del condenado, mientras que en el caso de ser amnistiado sí. Está claro y demostrado, con las imágenes que han dado la vuelta al mundo, que Mourinho le metió el dedo en el ojo a Tito Vilanova, que este se revolvió y le dio una colleja, respondiendo a la agresión. Por tanto ambos, el agresor-provocador y el agredido-provocado, son culpables ante la ley federativa.

El FC Barcelona ha mostrado su disconformidad con la decisión del presidente Villar y su portavoz, Toni Freixa, argumenta con criterio que "El indulto no convierte al agresor en inocente". "Una agresión nunca puede quedar impune". El directivo advirtió sobre que esta decisión: "Es un error porque le da la sensación al agresor de que puede seguir cometiendo la falta". Impecable la exposición y ajustada al ruido necesario que el fútbol facilita por medio de los altavoces mediáticos. Se trata de llamar la atención sobre la injusticia que supone la medida de gracia para el irrefrenable Mourinho, un tipo que ha conseguido desestabilizar con sus declaraciones y actitudes el fútbol español. Nadie habla de jugadores como Özil, Marcelo y Villa que también se les libera de la sanción y podrán estar en la Supercopa de España el próximo mes o de Dani Alves que quedará limpio de la sanción de un partido por su expulsión en el último partido de Liga ante el Betis, así como Miku, Sarabia, Torres, Lacen (Getafe), Paredes (Zaragoza) e Isco (Málaga), entre otros jugadores.

El problema de Mourinho y su acción circense es la notoriedad y repercusión de la misma. Cree que cuanto antes empecemos a prescindir del pasado y centrarnos en el presente mejor nos irá a todos. Solo hay que pedirle al técnico portugués que recupere el sentido común para evitar la repetición de su desacertado comportamiento. Sabemos que es pedir un imposible, pero ya que el Rey Villar es magnánimo en el indulto seamos nosotros crédulos y positivos. No creo que Mourinho cuando vuelva a España escriba en la pizarra de los vestuarios "No lo volveré a hacer".

Diferencias entre indulto y amnistía:

- El indulto supone el perdón de la pena, mientras que la amnistía supende el perdón del delito. Por eso sólo se puede indultar respecto de la parte de la pena que no haya sido ya cumplida, mientras que la amnistía puede implicar rehabilitar al amnistiado en derechos ya perdidos al cumplir la pena impuesta.

- El indulto afecta a una persona concreta, la amnistía afecta a una pluralidad.

- El indulto no extingue la responsabilidad civil derivada del delito, la amnistía si lo hace.

- En general, para otorgar el indulto es necesario un acto administrativo para la amnistía es necesaria una ley.

- La amnistía extingue los antecedentes penales, mientras el indulto no lo hace necesariamente.

- Para otorgar un indulto es necesaria sentencia firme, para la amnistía no es necesario.

- La Amnistía, por lo general, se aplica para los delitos políticos.

El indulto es una decisión no interesada ni sesgada. Son medidas que afectan a cientos de personas. No son sectarias y por tanto, está fuera de lugar extraer conclusiones interesadas", dijo el presidente de la Federación, Ángel María Villar. Esta medida de gracia supone que Mourinho, Vilanova, Özil, Marcelo y Villa quedan sin sanción y podrán estar en la Supercopa de España. El indulto es una costumbre que Villar ha aplicado cada vez que ha sido reelegido para un mandato o cuando la Selección ha conseguido un gran éxito, como sucedió con el Mundial 2010. El 'perdón' sólo se aplica para sanciones de cuatro o menos partidos, siempre que no sean agresiones a árbitros, y a cierres de campo de uno o dos encuentros. De esta medida de gracia no podrá beneficiarse Dani Benítez, del Granada, castigado tres meses por lanzar una botella a Clos Gómez y cuya sanción no terminará de cumplir hasta mediados de noviembre.

Toni Freixa, portavoz del Barcelona, se mostró en contra: "El indulto no convierte en inocente al agresor, que permite seguir agrediendo impunemente. No lo merece". El expresidente Laporta, en declaraciones a Catalunya Radio, dijo: "El indulto es un privilegio que tiene el presidente y que se debe respetar. Solo se debería haber sancionado a Mourinho".

Butragueño, por su parte, dijo: "Nosotros siempre hemos sido muy respetuosos con estas medidas. En el pasado el protagonista fue el Barcelona y lo respetamos, como hacemos también en esta ocasión".

Curiosamente, el Barcelona ha sido uno de los más favorecidos últimamente por los indultos de Villar (cochinillo, ultraje a la Copa...). Y esta vez, también: Dani Alves quedará limpio de la sanción de un partido por su expulsión en el último partido de Liga ante el Betis, así como Miku, Sarabia, Torres, Lacen (Getafe), Paredes (Zaragoza) e Isco (Málaga), entre otros jugadores.

A veces se tiene la sensación de ser repetitivo, de ser un pesado. Pero la realidad es también así. Los policías especializados, los inspectores de Hacienda, los fiscales, jueces y magistrados, y todo el personal de sus oficinas, trabajan incansablemente durante muchos días y no pocas noches, y finalmente hay un juicio y una sonora condena a unos delincuentes de cuello blanco que se han llevado, desvergonzadamente, el dinero público. Se han llevado lo que pagamos con nuestros impuestos, lo que ahora hay que reponer porque se ha notado su ausencia en las arcas públicas. Los ciudadanos pueden mostrarse satisfechos con sus instituciones. La justicia, con dificultades y palos en las ruedas, y sin capacidad de aceleración, ha puesto a cada cual en su sitio. Pero no nos hagamos ilusiones. El Gobierno del Estado, cualquiera que sea su color, les puede indultar. Así pasó con el banquero Alfredo Sáenz, ¿recuerdan? El Gobierno de Zapatero le indultó, permitiendo que su condena se convirtiera en un fiasco, o un sarcasmo.

Ahora vuelve a pasar con unos personajillos que, sin mayor trabajo, limpiaron más de 46.000 euros del Departamento de Trabajo de la Generalitat. El sistema del latrocinio era muy sencillo. Eran altos militantes de Unió Democràtica de Catalunya y además, "casualmente", tenían unas empresas dedicadas a realizar estudios sobre derecho laboral que no tenían más cliente que su Departamento de Trabajo. No tenían personal asalariado ni contratado con conocimientos jurídicos, ni falta que les hacía. Desde sus puestos políticos adjudicaron subvenciones a sus empresas para realizar estudios sobre materias de derecho laboral que desconocían. No tuvieron problemas. Hicieron los estudios con copias de trabajos antiguos que ya estaban desde hacía tiempo en el mercado y en las bibliotecas jurídicas. Y lo hicieron con tanto desenfado que ni copiaron las notas a pie de página, ni se preocuparon por las referencias a normativa ya derogada. Los trabajitos, desde luego, eran inútiles y nunca fueron utilizados. A Trabajo le costó 7.680.000 pesetas (hoy 46.157 euros).

Fueron condenados en marzo de 2009 a penas que exigían cumplimiento efectivo de prisión. Han pasado tres años y no han visto una cárcel ni desde lejos. Y ahora el Gobierno de Rajoy les ha indultado y el Rey lo ha firmado.

En la Constitución de la República el Gobierno no podía interferir en las decisiones de los tribunales

Como es sabido, el indulto particular es concedido por el Rey a propuesta del Gobierno. Es una prerrogativa ancestral de la Corona, transmutada en privilegio efectivo del Gobierno proponente. En la Constitución de la República el Gobierno no podía interferir en las decisiones de los tribunales. Los indultos solo se concedían por causas extraordinarias, y los concedía motivadamente el Tribunal Supremo (salvo casos de extraordinaria gravedad, léase penas de muerte, en que los otorgaba el presidente de la República). En nuestra Constitución hemos vuelto a los ancestros. El Gobierno perdona la pena discrecionalmente, sin posible revisión ni apelación, y sin la más mínima motivación.

Toda la publicidad de los juicios y las sentencias, toda la exigencia de fundamentación, motivación y explicaciones que legalmente se pueden y se deben exigir a los funcionarios, y especialmente a los jueces, puede acabar en esto. En una decisión de cuatro líneas sin razonamiento ninguno.

La Ley del Indulto, de 18 de junio de 1870 (no me confundo, 1870), prevé que en la tramitación del indulto conste, principalmente, un informe del tribunal que condenó. Para indultar debe tenerse en cuenta el mal causado, la personalidad del condenado, o razones de justicia, equidad o utilidad pública, así como el arrepentimiento del condenado.

Aunque el expediente no es público, se sabe que el tribunal y el fiscal informaron en contra de la concesión del indulto. Pero han sido indultados. Posiblemente el Gobierno ha considerado que la personalidad de los condenados era incompatible con la prisión. O quizás que es de utilidad pública que los políticos corruptos quieran arrepentirse, o tener una nueva oportunidad…

Y nada más, hasta el próximo indulto, que ya hay en la cola aspirantes ilustres.

José María Mena fue fiscal jefe de Cataluña.

Últimos posts

Blogs destacados