Renglones Torcidos

La Liga del parking

madridNadie le puede discutir al Real Madrid que ha sido el mejor equipo  y que su título de campeón de Liga es justo y merecido. Ha ganado donde tenía que ganar: Camp Nou, Calderón, Mestalla, Pizjuán, Villamarín, Anoeta y San Mamés. 115 goles le avalan y la posibilidad de batir el récord de puntos en las jornadas que restan para el final. En su haber un fútbol práctico, contundente y resolutivo, en algunos momentos espectacular. En el debe los borrones frente a Levante, Racing, Málaga y Villarreal, fueron dos baches agrandados por los complejos y teorías sobre conspiraciones mostradas por Mourinho que persiguió fantasmas por todas las fortalezas que visitó. Cuando los jugadores despreciaron la obsesión enfermiza de su entrenador por los árbitros y la manía persecutoria que le ha desquiciado, empezaron a ganar el campeonato. Guiados por la sensatez de Casillas, con el apoyo explicito de Xabi Alonso, Sergio Ramos y Álvaro Arbeloa, más el vistoso juego de Özil y los goles decisivos de Cristiano, Benzema e Higuain, el equipo blanco demostró ser el mejor en España.

El mérito de la plantilla del Real Madrid ha sido ganarle la Liga a un extraordinario Barcelona, lo que le da más valor al título. El fútbol acaba siempre haciendo justicia y premia al equipo más regular. Mourinho fue lo peor de este Real Madrid. Vaticinó que no se podía ganar en Barcelona y que los azulgranas jugarían la final de la Champions, dando a entender que todo se decidía en los despachos. Se equivocó como casi siempre que intenta desvirtuar la realidad. La plantilla del Real Madrid, incluido Cristiano Ronaldo ganaron la Liga en el Camp Nou, pero su entrenador, Jose Mourinho, allanó el camino en el parking de ese mismo estadio una fría noche de enero, después de golpear verbalmente al árbitro Teixeira Vitienes: "Vaya artista, como te gusta joder a los profesionales" y asegurar en la rueda de prensa que: "En el vestuario he escuchado que es imposible ganar aquí". Fue la Copa perdida.

Aquella foto del compañero Pere Puntí dio la vuelta al mundo y dejó claro el estilo barriobajero que ha utilizado desde su llegada a España el técnico portugués. La memoria en el fútbol es muy frágil y el hoy es ayer antes de que se acabe el día. Supongo que la escena del parking es una de las "muchísimas cosas que han pasado y se han tapado por nuestro silencio" a las que se refería Guardiola en la rueda de prensa donde perdió parte del respeto que se había ganado en su adiós como técnico del Barça. Ni era el momento, ni tiene sentido manifestarse ahora sobre los fantasmas azulgranas. Ya sé que los más adictos al técnico catalán argumentan que lo hace ahora porque ya no tiene trascendencia en la competición, pero su silencio era mucho más elegante que el reproche. El que siempre defendió la claridad, que izó la bandera de la justicia, que dio la cara y le quitó hierro a la confrontación, se traicionó a sí mismo en la línea de llegada. Puedo compartir la queja de Guardiola, pero el tiempo de denuncia era otro y los hechos tenían que ser detallados. Mal Pep.

Dos cosas para finalizar. El avinagrado Mourinho ganó su séptimo título de Liga local, una mueca más en el currículo de un tipo al que solo le importa su situación personal. Felicidades al técnico que solo defiende sus colores porque le contrataron para ganar al Barcelona y lo ha hecho. La otra es recordarle a Cristiano Ronaldo que cuando uno es "pavo real" tiene que aceptar que la soberbia tiene precio. Su "corte de manga" en San Mamés a su posible compañero Javi Martínez acrecienta la animadversión que despierta en muchos campos. ¡Felicidades al justo campeón!

Últimos posts

Blogs destacados