Renglones Torcidos

El problema no es Cristiano

Con la que esta cayendo en la calle, lo de Cristiano es una broma de mal gusto, peor estilo y difícil de engullir para el ciudadano medio. Creo que el entorno del portugués no ha valorado el efecto negativo que está provocando en la imagen del jugador, en su marca personal y en las marcas que le rodean, como es el caso de una institución con tanto prestigio como el Real Madrid. Cuantas más cosas se filtran del enfado de Ronaldo, más ridícula y patética es su postura. La gestión de esta mini crisis por parte del club es muy mejorable. El presidente habla con el jugador el sábado, el jugador pasa del presidente el domingo y cuenta su película, el DIRCOM no se entera de la que va a montar Ronaldo y Mou, tan habituado a la polémica, se esconde. Solo el omnipresente Mendes emite un comunicado en el que dice que "ya lo sabía". Un caos muy desorganizado y que se ajusta al modelo actual de la entidad. No me extrañaría nada que la tristeza de CR7 fuera un virus que se propague con rapidez por Concha Espina y acabe afectando incluso al presidente.

Si alguien tiene razones para estar deprimido en el Real Madrid, me parece a mí, es Florentino Pérez. Siempre mantendrá la duda de si le quieren por sus cualidades humanas, porque es el presidente o por su capacidad económica. El mandatario, de buena fe, con el deseo y la necesidad de volver a llenar la sala de trofeos, le entregó voluntariamente las llaves del club a su entrenador para que decorara el chalet a su gusto. Ahora resulta que en la confianza ha cambiado las cerraduras, vaciado despachos, finiquitado a miembros de la estructura a cambio de una Copa del Rey, una Liga y una Supercopa local. En sentido figurado ha montado un circo en el Bernabéu, con la ayuda de su jefe de pista, Jorge Mendes y su grupo de acróbatas portugueses. El riesgo que ha corrido Florentino es preocupante porque desmontar este "circo" no va a ser fácil y como sucede en estos casos solo queda el terreno árido tras desmontar la carpa. Como escribe mi respetado compañero Frederic Porta: "Florentino también anhela que le quieran, le embriaga el irrefrenable deseo de reconocimiento popular a su triunfal obra".

Cristiano Ronaldo no celebra los goles y los aficionados pesudomadridistas tampoco, porque el caso "Tristiano" lo único que ha permitido es ocultar una realidad notoria: "El Real Madrid de Mourinho no juega a nada", la frase es mía. El equipo vive de la contundencia goleadora de sus delanteros, de la intensidad en algunas fases del juego, de la presión y verticalidad que aplican cuando el rival les merece crédito. Por tanto no está tan equivocado Mou cuando dice que: "El equipo tiene poca ambición, poca intensidad, poco ritmo y no me gusta". También comparto su opinión cuando habla de : "Pienso que trabajamos tan poco tiempo durante una semana en comparación con muchas otras áreas donde la gente trabaja horas y horas que el tiempo que trabajamos tenemos que estar a tope y no basta ganar. No basta sacar los puntos, hay que hacerlo pero no es suficiente". Me falta entender si el que habla es el doctor Jekyll, o el señor Hyde. Mourinho es ambos y por tanto el que decide, el amo de la finca, las carencias empiezan en sus decisiones.

No perdamos la visión de la realidad ocupándonos de vigoréxico y ególatra Cristiano. Dejemos que el chico nacido en el Hospital Cruz de Carvalho, el martes 5 de febrero de 1985, a la 10.20 de la mañana (4 kilos de peso y 52 centímetros de largo). Cuarto hijo de María Dolores dos Santos y de José Dinis Aveiro, tras Hugo, Elma y Catia, sufra en la opulencia. El verdadero problema del Real Madrid no es la tristeza de su estrella, o la falta de cariño que encuentra en su entorno. Aquí pasa algo más y eso si es importante para la entidad.

Últimos posts

Blogs destacados