Renglones Torcidos

El ser superior

Mi admiración por Emilio Butragueño sigue intacta desde aquel 5 de febrero de 1984, fecha en que Alfredo Di Stéfano le hizo debutar en el Ramón de Carranza frente al Cádiz con la camiseta blanca. Ha sido, es y será un símbolo de la laureada historia del Real Madrid. Su humildad le llevo a ser vicepresidente con Florentino Pérez, pero nunca tuvo la tentación de presentarse a los comicios para luchar por el sillón preferente en el club que le hizo grande y al que tanto le debe. Tengo que reconocer que en su posterior trayectoria, como directivo o empleado de postín en las oficinas de Concha Espina, no siempre he compartido sus opciones ni su vasallaje hacia su protector. Aquella declaración, a finales de enero del 2005, en el foro organizado por la Fundación Pedro Ferrándiz, calificando al presidente como "Un ser superior", con el añadido de: "Tiene una visión y una capacidad de trabajo impresionantes. Como toda persona que triunfa, es persistente en sus convicciones y es un líder, pero también sabe escuchar" me alejo de la fe que profesaba a la persona que vestida de corto fue más auténtica que cuando se ha puesto la chaqueta y la corbata.

El domingo 30 de septiembre se celebra la asamblea general de compromisarios del Real Madrid y el actual presidente está dispuesto a cumplir con una máxima que ya nos anuncio Butragueño con gran visión de futuro hace siete años: "Es persistente en sus convicciones". No es fácil descubrir la personalidad del empresario madrileño, pero parece claro que su admiración por D. Santiago Bernabéu le obliga a proteger al club de la posible llegada de piratas, trileros, aprovechados, oportunistas y gente de mal vivir que con los actuales estatutos podrían ocupar el sillón presidencial. La historia reciente nos permite recordar que algunos periodistas, ahora defenestrados y en su tiempo leales al poder en la sombra,  fueron no hace mucho los garantes de la integridad que debe acompañar al presidente del Real Madrid. Creo que esa es una de las razones que ha llevado a Florentino a intentar evitar, con algunos cambios en los estatutos, la llegada de un presidente situado en el "lado oscuro".

Los socios compromisarios ya tienen en su poder las modificaciones que deberán aprobar el domingo y que apartan a la clase media y media-alta de la posibilidad de alcanzar la presidencia del Real Madrid, la inmensa mayoría de los 92.000 socios. Para ser candidato en las elecciones del próximo año será necesario tener una antigüedad de al menos 20 años como socio y garantizar con el patrimonio personal un aval de cerca de 80 millones de euros (que dada la situación económica por la que atravesamos parece "fácil" de conseguir). Hasta ahora bastaba con una antigüedad de diez años para presentarse al cargo y la necesidad de cubrir el 15% del presupuesto, además los candidatos podían recurrir al apoyo económico de terceros hasta completar esa cantidad. El cambio supone que el aval sólo podrá concederse a quienes ya dispongan de un patrimonio equivalente al 15% de los presupuestos, gente pudiente y adinerada. También la Junta Electoral, con el visto bueno del presidente saliente, podrá marcar nuevas exigencias dictando normas específicas. La plutocracia se instala en el Real Madrid ya que esta forma de gobierno se sustenta en que el poder lo ejercen las personas que poseen fuentes de riqueza. Aquella frase tan populista de que "el club es de los socios" pasa a ser modificada por "el club es de los ricos".

Con un listado tipo "Forbes" podríamos casi conocer a los elegidos entre los que no podrían estar Amancio Ortega, fundador de Inditex; Isak Andic, propietario de Mango; Juan Roig, dueño de Mercadona, las hermanas Koplowith o Emilio Botín porque creo que ninguno de ellos tiene 20 años de antigüedad como madridista, aunque si el dinero para avalar con su fortuna personal las exigencias económicas. El que si reúne todos los requisitos, los antiguos y los nuevos que se deben aprobar el domingo, es Florentino Pérez, aunque es cierto que todavía no ha dicho si se presentara a la relección. Coincido con el trasfondo de la idea: al Real Madrid hay que salvarlo de una posible Oclocraciagobierno de la muchedumbre.

Últimos posts

Blogs destacados