Rubén Uría

Mou: De Lugano a Londres

José Mourinho cogió un avión ayer por la mañana en dirección a Londres, acompañado de su señora esposa, para pasar el día en la capital inglesa buscando nueva casa. Después paseó por Heathrow, tuvo la deferencia de tomarse varias fotos con diferentes aficionados y luego regresó a Madrid tras haber encontrado una vivienda de su agrado. La visita relámpago de Mou a Inglaterra, publicitada por los medios de comunicación y sobredimensionada por el impacto de las redes sociales, se ha convierte en el penúltimo rumor sobre el futuro de 'The Special One'. Unos interpretan que es la prueba de que tiene pie y medio fuera del Bernabéu, porque consideran que el viaje y la búsqueda de un nuevo hogar responde a la culminación de una serie de movimientos estratégicos destinados a encontrar nuevo destino. Incluso hay quien teoriza que la nueva casa es la evidencia de que Mourinho abandonará el Real Madrid a 30 de junio por supuestas diferencias con pesos pesados del vestuario, que no acaban de comulgar con sus encíclicas. También hay quien desliza una hipotética irritación de Mourinho para con ciertos jugadores del equipo que, por lo que él ha podido sondar en el club, tienen más peso específico que el entrenador.

Otros interpretan que Mourinho jamás haría un desaire de ese calibre al Real Madrid y mucho menos a su gran valedor, Florentino Pérez, el presidente que le brindó la concentración de poder que le negó a sus predecesores. Sobre todo ahora, que el madridismo le ha confiado un apoyo inquebrantable, mayor si cabe cuando captó el reproche del Bernabéu de combatir el fútbol del Barça con fútbol, no aculado atrás. Los que confían en la continuidad de Mourinho recuerdan, como si fuese ayer, que durante el curso pasado, las redes sociales echaron humo cuando la prensa italiana publicó que Mou había reservado una plaza de estudios para sus hijos en un Colegio de Lugano. Aquello disparó las alarmas hasta que el de Setúbal pinchó el globo. Su decisión de seguir provocó que sus corifeos mediáticos hicieran mofa y befa de quienes quisieron ver en aquella cuestión una posible fuga de Mou del Real Madrid. La casa de Londres bien podría ser el Colegio de Lugano, quién sabe.

Mientras Pep Guardiola dice necesitar tiempo para renovar, tampoco existen certezas acerca de José Mourinho. Llegó  para combatir la hegemonía del Barça y en eso nada. Después de un año donde lo intentó casi todo sin salirle casi nada, su segunda campaña ha experimentado una mejora sustancial. Con una bala de plata en la recámara, la Champions, su Madrid avista la Liga. Coleccionista de títulos y de problemas, Mou se ha mantenido hermético en cuanto a su continuidad. Sabiendo que hay palabras que no dicen nada y silencios que lo dicen todo. Se han filtrado presuntas espantadas y supuestos enfados, pero su voz, enérgica para sacar el máximo de su plantilla y para insinuar conspiraciones arbitrales, sigue en off. Hay quien confía en que se quedará porque su obra está inacabada. Y quien sospecha que, tras engordar su palmarés, hará las maletas. El colegio de Lugano y la casa de Londres son conjeturas. Lo que es un hecho es que la reapertura de esa incertidumbre no es una buena noticia para el club. ¿Seguirá Mou en el Real Madrid a 30 de junio? La palabra tiene dos letras, la respuesta es una sola.

Rubén Uría / Eurosport

Últimos posts

Blogs destacados