Voces desde Londres

Cuentos para (no) dormir

No se trata de una competición pero os tengo que decir que me enfrento a un público ¡dentro de un día! ya lo hice escribiendo en este blog, ahora me toca hacerlo narrando lo que ha sido mi vida. Al igual que nuestras gimnastas de conjunto me estreno por primera vez en unos Juegos como comentarista.

Te da experiencia de narrar un mundial y en un europeo, pero unos Juegos Olímpicos tienen un componente especial. Siempre nos quejamos de los deportes que no tienen tanta repercusión, de la poca atención mediática que reciben año tras año y de golpe y porrazo se enfrentan  a un público que desea ver a sus representantes en lo más alto o en mi caso ahora,  estar a la altura de las expectativas. Gestionar esto, requiere una madurez, y mas aun remontarse cuando hay un fallo, porque sabes la repercusión que esto conlleva. No podemos quejarnos, aunque sea cada cuatro años tenemos un escaparate donde enseñar lo que somos capaces de hacer y aunque se trate de un publico que conoce o desconoce lo que ocurre entre bambalinas, tienen el derecho de valorar nuestro trabajo.

Nuestras chicas, Carolina en la modalidad individual y Lourdes, Loreto, Sandra, Elena, Alejandra y Lidia en la de conjuntos ultiman los preparativos, las imagino descolgando los Mallots de las perchas, haciendo la bolsa de competición, metiendo todos los aparatos, repasando una y otra vez para que no les falte ni una horquilla. Las más supersticiosas no olvidan sus amuletos, y sus manías, que luego por cierto, quedan en el tiempo (lo digo porque antes de empezar a escribir he recogido toda la habitación).

La noche antes está llena de incertidumbres (¿Que me puedo encontrar?) y , en algunos casos, de dudas (¿Estaré a la altura?). Recuerdo en unos Juegos que me levanté a las cuatro de la mañana y me puse a dar saltos con la cuerda porque creí que se me había olvidado saltar. Deseas que llegue el día siguiente para empezar a calentar y comenzar la rutina que tanta tranquilidad da. No hay nada mas desesperante que la espera cuando el trabajo ya esta hecho. Hasta que llega el día de la  competición aumenta el miedo a la lesión. Mientras tratas de conciliar el sueño  conversas con tu compañera de habitación y  pronuncias las palabras que tanto tiempo esperaste decir: ¡Por fin!

Sí, llego el momento de enseñar el trabajo, tenemos posibilidades en la modalidad de conjuntos a que nuestras chicas han estado a la altura todo este año, cosechando grandes resultados. Confió en que lo repetirán aquí, en el sprint final.

Se estrenan con un ejercicio  de 5 pelotas y el "concierto de Aranjuez" acompañara cada uno de sus movimientos. Fue mi primera música cuando me inicié como gimnasta infantil, y estará presente en este primer estreno también.  "Mucha música para tan poca gimnasta" escuché. Cuatro Juegos Olímpicos después pude decir que a mi me trajo suerte. A ellas, ¡seguro que también!

Almudena Cid | Eurosport

Más entradas del blog de Almudena Cid:

- Facturando reflexiones

- Para gustos, los colores

- Con acreditación, o eres todo o nada

- Aplausos con reconocimiento

Últimos posts

Blogs destacados