Amaya Valdemoro

   Más perfiles

Amaya Valdemoro Madariaga ha sido la estrella de la Selección Femenina de Baloncesto durante el Mundial de Brasil. Aunque el equipo ha estado a punto de hacer historia, clasificándose para cuartos de final, en el último momento perdió ante Rusia. Reconoce que siente una envidia sana por el oro de los chicos, pero asegura que lo principal es intentarlo y dejarse la piel en la cancha.

La llaman la "Pau Gasol del baloncesto femenino", algo que no le disgusta aunque sabe que les falta mucho para llegar al nivel de la Selección de Balocesto Masculino. Amaya admira a Gasol, sobre todo el modo en que ha sabido aunar con inteligencia y de forma tranquila la avalancha de popularidad en la que se ha visto envuelto.

A pesar de haber sido la favorita de la Selección, cree que lo importante, en todo momento, no es su lucimiento personal sino trabajar para crear un equipo que juege como un único bloque: "Cada jugadora tiene su rol y lo importante es cumplirlo".

Sus armas son el tiro de larga y media distancia y su mentalidad ganadora. Sabe mantener la intensidad en el juego, es capaz de dar la cara en los momentos difíciles, y nunca da un partido por perdido.

Amaya Valdemoro nació el 18 de agosto de 1976 en Madrid. Mide 1,82 metros y se considera alegre, muy nerviosa y cabezota. Algunos de sus alias son Torete, Pochola, Wild Woman o Magic Amaya. Posee un carácter fuerte, y no tiene miedo a decir que se transforma en los partidos. Esto es fruto de su competitividad, si se empeña en una cosa no para hasta que la consigue.

También es muy perfecionista, lo que le ha llevado a tener muchas manías. Una vez llegó a jugar un campeonato de Europa con los mismos calcetines todos los encuentros, y en los partidos siempre lleva una cinta de pelo del color de su equipación.

Pero eso no quita que con su gente sea una persona cariñosa y muy detallista. En las Olimpiadas pidió permiso a la Federación para jugar con el apellido de su madre, Madariaga, que había muerto poco antes de los Juegos Olímpicos. Sabía que a su progenitora le hubiera encantado. Su cómplice número uno es su padre, y está muy unida a su hermana Virginia. También Elisa y Nicolás son dos de sus grandes amigos y un importante apoyo.

En un principio no sólo jugaba al baloncesto, de pequeña también practicó otros deportes como el atletismo e incluso participó en torneos importantes del circuito como la Carrera de la Constitución de Alcobendas (Madrid), quedando en segundo lugar tras haberse equivocado de recorrido. Aunque sin duda lo que más llama la atención en su vitrina de trofeos es la medalla de oro por haber ganado el Campeonato de Lanzamiento de Peso de Madrid.

Pero a los 14 años, ya medía un metro setenta y cinco, y poco a poco el baloncesto se convirtió en el único deporte de su vida. Por esta razón, esta luchadora incansable tiene un palmarés más que envidiable dentro de este deporte. Posee seis ligas españolas, seis Copas de la Reina, una Euroliga, un subcampeonato Paulista brasileño, un campeonato de Liga ruso, un campeonato del mundo de clubes y una Copa de Rusia, además de la medalla de bronce en el Eurobasket de Turquía, sin olvidarnos de los tres anillos de la WNBA que consiguió con el Houston Cornets, el máximo galardón del baloncesto femenino, gracias a los cuales fue recibida en la Casa Blanca por Bill Clinton y George Bush. Ahora el único título que le queda es conseguir algo con la Selección Española, aunque esta vez se han ido a casa con un tímido octavo puesto.

Lo más duro de su vida fue marcharse de su casa para irse a jugar a Salamanca. Cuenta que lloraba sin parar, y el primer día su padre la llamó quince veces. Pero la dificultad de separarse de su familia no le ha impedido aceptar nuevas oportunidades y llegar lejos. Tras jugar en España, y en la NBA durante cinco años, aceptó el reto de jugar con el Samara de Rusia. Nuevo idioma, comida, horario y un cambio brusco de clima. Empezó con este equipo la temporada pasada y ahora le quedan dos de los tres años firmados.

Reconoce que una de las cosas de las que se arrepiente es de haber dejado sus estudios. Cuando los viajes se hicieron frecuentes e incompatibles con estos, tuvo que elegir entre el deporte o hacer una carrera universitaria, y optó por dejar Magisterio. No descarta la posibilidad de seguir esta carrrera en otra etapa de su vida. Ser profesora de Educación Física o entrenadora de un equipo son algunos de los caminos que se plantea tomar cuando se retire.

Aunque con toda su carrera deportiva apenas le queda un segundo de tiempo libre, algunos de sus hobbies son escuchar música (le chifla el funky), bailar, ir al cine, navegar por internet con su portátil y leer.


Datos personales


Nombre completo:
Amaya Valdemoro
Fecha de nacimiento:
18/Agosto/1976
Lugar de nacimiento:
Alcobendas (Madrid)
Estado civil:
Soltera/o
Signo del zodiaco:
LEO
Altura:
1,82 m
Tamaño de calzado:
45
Ojos:
marrón
Hermanos:
1, Virginia
Profesión:
Jugadora de baloncesto

Preferencias


Hobbys:
Ir al cine, oír música y leer
Deporte:
El baloncesto, y también el atletismo y el fútbol
Música:
El funky
Pelicula favorita:
Million Dollar Baby
Color favorito:
El negro
Prenda favorita:
Camisetas de Custo
Comida favorita:
Prefiere lo dulce
Bebida favorita:
Coca-cola
Principales virtudes:
Luchadora, cariñosa y amiga de sus amigos
Principales defectos:
Nerviosa y maniática
Lugar favorito:
Cualquier lugar con mis amigos
Admira a :
Teresa de Calcuta

Otra informacion


Palmarés
Seis ligas españolas
Seis Copas de la Reina
Una Euroliga
Un subcampeonato Paulista brasileño
Un campeonato de Liga ruso
Un campeonato del mundo de clubes y una Copa de Rusia
Medalla de bronce en el Eurobasket de Turquía
Tres anillos de la WNBA que consiguió con el Houston Cornets
Tema de actualidad : Famosos - perfiles y fotos de deportistas