Cristiano Ronaldo

   Más perfiles

Cristiano Ronaldo, gran estrella del fútbol mundial, ha sido galardonado con el 'Balón de Oro' de 2008 por la revista 'France Football'. No hubo demasiada discusión porque el extremo del Manchester lo tenía muy trabajado. En la temporada 2007/2008 anotó un total de 42 goles en todas las competiciones, siendo el máximo realizador de la Premier League y de la Champions League, torneos que acabaron en las vitrinas de su equipo, el Manchester United, por el que fichó en la temporada 2003/2004.

Que Cristiano se haya hecho con el galardón individual más prestigioso en el universo del balón no ha sido, ni mucho menos, una sorpresa. Quizá los españoles, ilusionados por el lógico apoyo mediático, albergábamos la liviana esperanza de que Torres, Casillas o Xavi le arrebatasen el reconocimiento al portugués como premio a la gran Eurocopa de España. Sin embargo, el 'Balón de Oro' es un premio individual y el jurado especializado de la revista francesa no ha dejado lugar a dudas. Como segundo quedó Messi, el único que le disputa el trono del fútbol a Cristiano en el imaginario popular y a quien no se le escapará el galardón en cuanto el Barcelona consiga títulos. Y después los españoles: tercero (Torres), cuarto (Casillas) y quinto (Xavi).

Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro, el pequeño de cuatro hermanos, nació el 5 de febrero de 1985 en el barrio obrero portugués de Funchal, en la isla de Madeira. El nombre de Ronaldo se lo debe a su padre, gran admirador de Ronald Reagan, quien no sospechaba del componente futbolístico de ese nombre. De familia humilde, el pequeño Ronaldo destacaría jugando al fútbol en el Andorinha, un club pequeño en el que su padre trabajaba como utillero. La criatura, muy rápida con y sin balón, era un desquicio para los defensas rivales y con apenas 10 años pasó a formar parte de uno de los grandes de la isla, el Deportivo Nacional, club donde demostró unas aptitudes tremendas jugando en todo el frente de ataque. Un litigio entre el equipo de Madeira y el Sporting de Portugal por el jugador Franco -el Nacional se negó a pagar los 10.000 euros que pedía el Sporting y prefirió ceder los derechos de Ronaldo- acabó con los derechos del de Funchal en el club lisboeta.

En el Alvalade destapó el tarro de las esencias. Ese estadio, cantera de futbolistas como Luis Figo, Simao Sabrosa o Nuno Valente, no necesitó mucho tiempo para reconocer el talento innato de un chaval de 16 años destinado a ser mejor que todos ellos. La Superliga portuguesa disfrutó durante dos temporadas de un jugador que, con la edad, uniría un físico portentoso a su enorme capacidad técnica.

El Manchester United fue el primero de los grandes clubes europeos en descubrir a Cristiano. Un amistoso entre Sporting y United que venció el cuadro lisboeta por 3-1, en el verano de 2003, abrió los ojos a Sir Alex Ferguson, el técnico y la persona más influyente de los 'Red Devils'. Tal fue el asombro del entrenador ante el partido del portugués que el club de Manchester vendió a Beckcham al Real Madrid y fichó a Cristiano por 12 millones de libras (18 millones de euros) en una ambiciosa apuesta de futuro que ahora da sus frutos. Ese mismo verano, Cristiano debutaría con la selección absoluta de Portugal de la mano de Luis Felipe Scolari.

Llega con apenas 18 años al escenario incomparable de Old Trafford. En el United debía complementar sus ilimitados recursos técnicos, entre los que destacaba la velocidad de conducción de balón, con un mayor conocimiento táctico del juego y una mejor capacidad asociativa con sus compañeros. Todo ello requería un duro trabajo de formación y, sobre todo, paciencia. Algunos dudaron y es seguro que ahora se arrepienten. Gerard Houllier, de aquella entrenador del Liverpool, había rechazado al jugador poco tiempo antes al considerar que tardaría mucho en madurar.

Efectivamente, sus primeros pasos en el Manchester no fueron fáciles. El joven extremo, a quien ya le había asustado salir de su isla natal hacia Lisboa, se encontraba ahora en un país extraño en el que predominaba un estilo de juego radicalmente opuesto al portugués -y al resto de Europa- y donde no acompañaban ni el idioma ni un clima extraño, del que todavía hoy tiene quejas. Quizá ésta sea una de las mayores diferencias entre Ronaldo y Messi, la otra gran estrella del momento en el fútbol mundial. El argentino ha podido crecer en la cantera de un club grande asimilando poco a poco la escuela futbolística azulgrana y, cuando ha dado el salto al primer nivel, no lo ha hecho como un fichaje estrella, sino como un canterano al que la prensa y la afición han mimado, dejando la presión y las críticas para otros hombres como Deco, Ronaldinho o Samuel Eto'o.

Así pues, esa impaciencia que gobierna todo aquello que rodea al deporte rey señaló a Ronaldo en sus primeros años en Inglaterra. Fue criticado por su poca eficacia goleadora y, en ocasiones, por su exagerado individualismo. Su personalidad un tanto altiva no ayudó y en los tabloides de la isla se especuló sobre un posible traspaso a algún club italiano. Todo ello le sirvió para madurar. Ronaldo confiaba en él mismo y con el combinado nacional era una pieza imprescindible. En la Eurocopa de 2004, donde Portugal era anfitriona, el joven de 19 años había sido una de las grandes estrellas del subcampeonato conseguido por su selección. Como también lo fue en el Mundial de Alemania de 2006, ayudando a su selección a alcanzar una semifinales donde caerían derrotados por la Francia de Zidane.

Afortunadamente para los aficionados del ManU, Ronaldo continuó su carrera en Manchester y el concienzudo trabajo de Ferguson pronto saltó a la vista. Si en su tercera temporada (2005/2006) en Old Trafford ya vislumbró todo lo grande que podía ser, en las últimas dos temporadas (2006/2007-2007/2008) no ha hecho sino confirmarlo. Hoy en día, Ronaldo ya no es ese extremo talentoso e individualista demasiado efervescente y sin demasiado olfato goleador. Hoy, Cristiano Ronaldo vuelve a ser, como aquel chaval del Nacional, un jugador que domina ampliamente todas las facetas del juego ofensivo de su equipo, con libertad de movimientos y con la capacidad para elegir siempre la mejor opción. Se ha hinchado a meter goles, una exageración si tenemos en cuenta que no es un delantero centro. Y los ha metido de todos los colores: de cabeza, de fuerte disparo, tras jugada individual, en el mano o mano, por oportunismo y de falta directa, donde es un consumado especialista. Ha metido goles a los modestos de la Premier y a los rivales de cuartos, semifinales y final de Champions League.

Como todo futbolista superlativo, Ronaldo es igual de potente entrando desde la banda que como filón publicitario. Le acompaña su atractivo físico y una personalidad extrovertida y arrogante. Es un amante del lujo y carne del foco televisivo, de la pluma voraz del tabloide y de la cámara de los fotógrafos publicitarios. El último verano se ha especulado tanto sobre su posible fichaje por el Madrid que, a fuerza de salir día tras día en la portada de los periódicos deportivos de la capital española, muchos aficionados merengues se llevaron un fuerte mazazo cuando declaró que se quedaba en Manchester.

Madridistas, no desesperen del todo todavía. Esas palabras las dijo con la boca pequeña después de que 'papá' Ferguson se reuniera con él para convencerle de seguir en Manchester. Sin embargo, no pueden caer en saco roto las continuas declaraciones del futbolista en las que afirma que jugar en el Madrid es un sueño y que continuar su carrera en España le permitiría estar más cerca de su familia. El próximo verano, a buen seguro, tendremos más portadas del flamante 'Balón de Oro'.


Datos personales


Nombre completo:
Cristiano Ronaldo
Fecha de nacimiento:
5/Febrero/1985
Lugar de nacimiento:
Funchal (Madeira, Portugal)
Estado civil:
Soltera/o
Signo del zodiaco:
ACUARIO
Profesión:
Futbolista

Preferencias



Otra informacion


Trayectoria

Tema de actualidad : Famosos - perfiles y fotos de deportistas