Óscar Freire lamenta su mala colocación

Esta es la principal que argumenta el cántabro para explicar por qué no ha podido ser campeón del mundo en Copenhague. El seleccionador, José Luis De Santos también ha señalado que Freire afrontó los metros finales muy mal colocado.

"A 350 metros de meta estaba en primera posición. Y es muy difícil ganar un esprint a 350 metros", dijo Freire, quien reconoció que le faltó "haber cogido una posición mejor" y encarar ese tramo final "tercero o cuarto".

Freire señaló que llegó "fuerte" a la llegada y que estaba cogiendo velocidad cuando se produjo un parón y de repente se vio en primera posición, lo que le hizo dudar, ya que de haber arrancado tan lejos de meta no habría ganado el esprint.

"Cuando me han pasado, venían muy lanzados de atrás", afirmó en línea de mete el tricampeón mundial, que reaccionó "tarde".

Esa circunstancia hizo que perdiera un Mundial "que podía haber ganado", declaró Freire, quien dijo no saber si participará en la prueba del año que viene, que se celebrará en Valkenburg (Holanda).

De Santos, satisfecho

El seleccionador español, José Luis De Santos, se mostró satisfecho con el trabajo del equipo, que actuó de acuerdo a lo planeado antes de la carrera.

"Hemos hecho lo que hablamos ayer en la charla táctica. Necesitábamos meter a alguien en la escapada para no trabajar atrás y dejar al equipo lo más adelante posible para dejar bien colocado a Óscar y que no le entrase el aire", dijo De Santos en declaraciones difundidas por la Federación Española de Ciclismo.

Pero Freire no pudo rematar, según De Santos, porque "no ha elegido la rueda buena al salir del esprint y lo ha pagado al final".